Kampala: apacible versus cansina

*Nota: Por el cansancio que llevaba encima no saqué la cámara durante el tiempo que recorrí Kampala, así que no tengo fotos. Las imágenes de esta entrada corresponden a las ciudades de Kampala y Entebbe, pero durante los momentos en Sigue leyendo →

Nakuru, no te esperaba pero gracias

A veces una pasa por crisis de creatividad. Sobre todo cuando no tiene tiempo para escribir y cuando no sabe qué quiere contar. Prefiero saber las historias de otros, describir las escenas que ocurren delante de mí y dejar en cada Sigue leyendo →

Espiando hipopótamos en Naivasha

Cuando una dice que se va a espiar hipopótamos a Naivasha es en sentido literal. Se trata de verlos lo más cerca posible y que no te pase nada, claro. Son los animales más peligrosos de África, los que más humanos Sigue leyendo →

Elefantes ‘low cost’ en Amboseli

Me gustan los elefantes. Mucho. Mira que me han advertido veces de que son agresivos y peligrosos; una amenaza para el hombre. En Sekenani, un pueblo a las puertas del Maasai Mara, me contaban cómo destrozaban las verjas de caña, cómo las Sigue leyendo →

Carta abierta a mi auténtica mamá africana

Hola mamá, Te acabas de marchar a Madrid y me has dejado aquí solita en Nairobi. Ya sé que no te querías ir, pero las obligaciones llaman. Ahora debes estar sobrevolando Etiopía, y te imagino escribiendo en el cuaderno de viajes Sigue leyendo →

La teoría masái (segunda parte)

Kenneth y Samuel viven en Sekenani, un pueblo del suroeste de Kenia que no tendría nada por lo que destacar si no fuera porque es la puerta de entrada a la Reserva Nacional del Maasai Mara, la joya del turismo Sigue leyendo →

Con el sol pegado a los talones por el Maasai Mara

Son las siete y media de la mañana y aquí me encuentro, totalmente despejada (aunque un café no me vendría mal) y sentada en el porche de mi casita de madera, envuelta en una manta de cuadros. Tengo el portátil Sigue leyendo →

Llegar a los 33 en Addis Abeba

Cumplo 33 años, la edad a la que murió Jesucristo. No soy creyente, pero me gusta creer que es la de hacer algo importante en la vida. Cumplo 33 volando sobre Sudán y he pisado tierra en Addis Abeba, capital de Sigue leyendo →

La costa más solitaria del mundo

Vuelvo a estas fotos y las veo todas grises. Cementerios, carreteras, ríos, mares y casas, todo es lo mismo. Y pese al frío que me transmiten las imágenes, me cuesta escribir en medio de este caluroso Madrid del mes de Sigue leyendo →