PERIPECIAS DE UNA GUÍA DE VIAJE, IV: TANZANITAS Y BOTELLAS DE RON ESCONDIDAS

Llegamos a esta isla con mucho cansancio y polvo después de todo un día de viaje por carretera en la otra punta del país, cuando aún estábamos de safari por el lago Manyara. Sin tiempo para darnos una ducha, los viajeros decidieron regalarse una buena cena en la terraza de la azotea de nuestro hotel, el Maru Maru, en pleno centro del casco histórico de Stonetown, la capital. Yo ya conocía este hotel de un viaje de trabajo anterior y la verdad es que no defrauda, es una maravilla. Con el estómago lleno, solo quedaba darse una ducha y meterse en la cama.

Y resulta que me he puesto enferma, no sé cómo ni por qué, pero me está fastidiando un poco los planes. No es nada más grave que un constipado fuerte que me tiene con décimas de fiebre. Por suerte, una de mis viajeras es enfermera y me tiene muy bien cuidada.

Zanzibar-6
Un coche antiguo aparcado frente a una cafetería en Stonetown, Zanzíbar. / © Lola Hierro
Zanzibar-7
Un hombre arrastra un carro. / © Lola Hierro

Yo hoy quería haber llevado a mi grupo a visitar Prison Island, que es un islote a media hora en barco de Stonetown que se usó hacia 1860 como cárcel para esclavos y luego como lugar de acogida de pacientes con fiebre amarilla y otras enfermedades contagiosas desde 1923, pero solo año y medio. Hoy es un popular destino turístico. Lo más interesante para mí no es la fortaleza, sino las tortugas: aquí viven casi medio centenar de ejemplares gigantes de las islas Seychelles, y son viejísimas y muy grandes. Ya las visité hace unos años y quería repetir la experiencia, pero no me siento con ganas. Les he dejado haciendo turismo por la ciudad, que nunca defrauda.

El patio de la antigua prisión
Las instalaciones que quedan de Prison Island. Es una foto tomada durante un viaje en 2015. / © Lola Hierro
Un poco de agua...
Las tortugas de Prison Island son así de grandes. Lo mismo que la imagen anterior: fue tomada en 2015. / © Lola Hierro

Stonetown es grande, pero su centro histórico es pequeño, de calles estrechas y enrevesadas, nunca sabes muy bien por dónde vas así que lo mejor es dejar que tus pies te guíen. Cada incursión guarda sorpresas diferentes: quizá una tienda de artículos de regalo que no habías visto antes y que te encanta, quizá una escuela de baile con las puertas abiertas en cuyo patio un grupo ensaya pasos de breakdance, quizá una plaza donde unas cuantas madres descansan a la sombra mientras sus hijos juegan… Mis viajeros están de paseo a su aire mientras yo paso mi constipado en el hotel.

Zanzibar-10
Vida diaria en Stonetown. / © Lola Hierro
Zanzibar-12
Un grupo de personas camina por una calle de Stonetown. / © Lola Hierro

Al menos durante un día he podido ejercer de guía por la ciudad. El primer lugar al que les he llevado es la catedral anglicana, donde se encuentra el museo de la esclavitud que da cuenta de los horrores que se vivieron aquí hace un par de siglos, cuando Zanzíbar era epicentro del tráfico humano. Hace tres años, que es cuando estuve por última vez, no había casi nada. Hoy me he sorprendido con unas instalaciones que no me esperaba: hay numerosísimos murales llenos de información sobre la trata de esclavos que se produjo en esta isla. Me quedé afónica ayer traduciendo del inglés al español, pero es que la historia es tan interesante que no puede dejar de contarse. Ya hablé por primera vez de ello en este blog la primera vez que estuve, así que no me extiendo más. Las mazmorras, eso sí, siguen igualitas a como las recordaba, igual de asfixiantes y claustrofóbicas.

Catedral angilcana
La catedral anglicana. / © Lola Hierro
Zanzibar-2
El interior de la catedral, recién restaurado y lleno de turistas. / © Lola Hierro
Mazmorras de esclavos
Las mazmorras donde se encerraban esclavos en Stonetown. Foto de 2015. / © Lola Hierro
Zanzibar-5
Libro de visitas y caja de donativos de la catedral. / © Lola Hierro

Luego de una visita breve al interior de la pequeña catedral, hemos seguido paseando por la ciudad. Mis viajeras, sí, ellas, están especialmente interesadas en irse de compras, y de pronto me he visto traduciendo un regateo de precios interminable. Sobre todo por mi madre, que cuando se pone es imposible… Consigue lo que quiere. A mí no me gusta regatear, no me sale, no parezco su hija en esto.

Tienda pija
Tienda de regalos en Stonetown, de 2015 (pero siguen iguales). / © Lola Hierro
Zanzibar-16
Mis viajeros, de turisteo. / © Lola Hierro

He llevado a mi grupo a almorzar al Mercury’s, el famoso restaurante llamado así en honor a Freddy ídem, el cantante de Queen, nacido en esta isla. El ambiente es mu agradable, ya que el comedor está situado sobre un porche que da a la playa, al oeste, así que si vas por la tarde puedes ver un atardecer precioso además de toda la vida que hay en la orilla del mar: chavales jugando al fútbol, haciendo gimnasia, pescadores recogiendo sus aparejos, turistas que curiosean…

Fútbol vespertino
Atardecer desde el Mercury’s. Foto de 2015. / © Lola Hierro
Trabajos vespertinos (II)
La vida en la costa desde el Mercury’s, también de 2015, pero vale para la actualidad. / © Lola Hierro

Y para cenar querían algo especial, así que he reservado en uno de los restaurantes más exclusivos de Stonetown que desde ya mismo recomiendo. Se llama Tea House Restaurant y pertenece a un hotel que es todo lujo y boato de nombre Emerson on Hurumzi. Ojo, no se puede ir sin reserva previa porque el espacio es muy limitado. Las mesas están en la azotea del edificio, una construcción de estilo arquitectónico roshani, muy de moda en esta isla en el siglo XIX. A esta terraza se llega después de ascender cuatro pisos por escalera. No es apto para personas con movilidad reducida, ya aviso.

Zanzibar-20
Ejemplo de arquitectura zanzibarí. / © Lola Hierro

Para quienes sí pueden llegar arriba, el premio es una maravilla: una terraza con vistas a toda la ciudad y dos opciones para comer: en mesas y sillas normales y corrientes o en el suelo, entre cojines y alfombras, para los más exóticos. Nosotros hemos elegido la mesa porque mis viajeros no quieren tirarse por el suelo.

http://www.emersononhurumzi.com/wp-content/uploads/2019/12/Emerson-on-Hurumzi-Zanzibar-Teahouse-Tarab-sunset-Le-Figaro-600x453.jpg
Fotografía de la terraza del Tea House donde cenamos, cortesía de la página web del hotel Emerson on Hurumzi.

La cena consiste en un menú degustación de cocina omaní y persa compuesto por media docena de platos, todos ellos deliciosos: baba ganush con pan de pita, curry de cordero, tajine de calabaza, samakis, ensalada de papaya, arroz pilau… Además, durante toda la velada hay una cantante y unos músicos que interpretan música taraab, un estilo tradicional zanzibarí muy sugerente, relajado… Acompaña muy bien al escenario.

Zanzibar-25
La velada desde la terraza del hotel Emerson. / © Lola Hierro

LA LOCURA DE LAS TANZANITAS

Hoy, como digo, estoy mala, aparte de afónica (creo que tiene algo que ver que no paro de hablar a voces para que me oigan todos). Por la mañana he salido un ratito con ellos pero en seguida me he dado cuenta de que no les hago falta para nada. La razón es que están obnubilados con las joyerías donde venden tanzanitas. La tanzanita es una piedra preciosa o semi preciosa que se llama así porque solo se encuentra en estos territorios. Su color oscila entre la gama de morados y azules, y es muy bonita, qué voy a decir. Nunca antes había entrado en una joyería de Zanzíbar, mis recursos económicos no me permiten casi ni mirar, pero estos viajeros y su curiosidad han ido derechos a ellas, a interesarse por los precios… Cuando me he despistado, todos se habían marchado por su cuenta y riesgo a buscar una buena ganga, así que yo he regresado al hotel. Ya no me necesitan para nada. Me pregunto cómo se harán entender si ninguno sabe apenas inglés…

Turistas
A la izquierda una joyería donde se venden tanzanitas. / © Lola Hierro
Zanzibar-8
En estos puestos más humildes se venden tarjetas sim. / © Lola Hierro
Zanzibar-18
Unas chicas charlan junto a un puesto de comida y zumos. / © Lola Hierro

Por la tarde se me ha ocurrido subir a la terraza del hotel para despejarme un poco y me he encontrado una escena tremenda: mi padre y sus dos amigos en el bar, en una de las mesas. Entre risas y cachondeo me cuentan que se han pedido unas coca colas con hielo, y a mí me extraña porque mi padre no es de tomar refrescos… Pero entonces, él me enseña algo más: la botella de ron que compraron al inicio del viaje, envuelta en una sudadera o algo así. ¡Se estaban haciendo copazos! Me he querido morir de la vergüenza porque eso no se hace en un hotel, no sabía dónde meterme, pero a ellos tres les hacía mucha gracia y se reían sin parar.

Zanzibar-9
Un señor pasa el rato en su bicicleta adaptada. / © Lola Hierro

Ya sí que he deseado que me tragara la tierra cuando un camarero que se ha dado cuenta del percal se ha acercado a la mesa y me ha pedido que les dijera que no está permitido meter en el hotel bebidas compradas fuera. Pues claro… Yo me he deshecho en disculpas, pero ellos solo han acertado a decir que sí, que lo sentían mucho pero que la advertencia llegaba tarde porque ya se habían bajado la botella entera. O lo que quedaba de ella. Que prefiero no saber cuánto era pero me da que bastante a juzgar por sus coloretes y sus risotadas.

Luego dicen que los jóvenes son los que la lían siempre. En fin… Por cierto, me consta que más de uno ha hecho buenos negocios y se ha comprado alguna alhaja con tanzanitas.

CAPÍTULOS DE LA SERIE ‘PERIPECIAS DE UNA GUÍA DE VIAJES’:
I. El experimento tanzano
II. Niñera de safari
III. Tanzania con nuevos ojos
IV. Tanzanitas y botellas de ron escondidas
V. Desde una playa zanzibarí
BONUS: Cuánto cuesta viajar a Tanzania sin estrecheces

3 Replies to “PERIPECIAS DE UNA GUÍA DE VIAJE, IV: TANZANITAS Y BOTELLAS DE RON ESCONDIDAS”

  1. Pingback: PERIPECIAS DE UNA GUÍA DE VIAJES, I: EL EXPERIMENTO TANZANO | Reportera nómada

  2. Pingback: PERIPECIAS DE UNA GUÍA DE VIAJE, II: NIÑERA DE SAFARI | Reportera nómada

  3. Pingback: PERIPECIAS DE UNA GUÍA DE VIAJE, III: TANZANIA CON NUEVOS OJOS | Reportera nómada

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.