De Uganda salí… corriendo

Esta es una historia del pasado que se entrelaza con el presente. Es un suceso, una jornada y lo que ocurrió en ella, que ha tenido consecuencias a posteriori. Aunque yo, en aquel entonces, aún no lo sabía. Este es Sigue leyendo →

Café arábiga, cascadas imposibles y una maratón

Hay viajes buenos y hay viajes malos. Los hay en los que todo va como la seda y los hay en los que todo se atasca y nada sale a derechas. Nadie se libra de estos últimos, antes o después Sigue leyendo →

La isla de la libertad

Ayyyy, esta es una de las historietas que más ganas tenía de escribir, y al mismo tiempo es una sobre la que menos tengo que contar porque es muy sencilla, muy fácil, muy asequible… Es una historia que me gusta también Sigue leyendo →

Kampala: apacible versus cansina

*Nota: Por el cansancio que llevaba encima no saqué la cámara durante el tiempo que recorrí Kampala, así que no tengo fotos. Las imágenes de esta entrada corresponden a las ciudades de Kampala y Entebbe, pero durante los momentos en Sigue leyendo →

Nakuru, no te esperaba pero gracias

A veces una pasa por crisis de creatividad. Sobre todo cuando no tiene tiempo para escribir y cuando no sabe qué quiere contar. Prefiero saber las historias de otros, describir las escenas que ocurren delante de mí y dejar en cada Sigue leyendo →

Espiando hipopótamos en Naivasha

Cuando una dice que se va a espiar hipopótamos a Naivasha es en sentido literal. Se trata de verlos lo más cerca posible y que no te pase nada, claro. Son los animales más peligrosos de África, los que más humanos Sigue leyendo →

Elefantes ‘low cost’ en Amboseli

Me gustan los elefantes. Mucho. Mira que me han advertido veces de que son agresivos y peligrosos; una amenaza para el hombre. En Sekenani, un pueblo a las puertas del Maasai Mara, me contaban cómo destrozaban las verjas de caña, cómo las Sigue leyendo →

Carta abierta a mi auténtica mamá africana

Hola mamá, Te acabas de marchar a Madrid y me has dejado aquí solita en Nairobi. Ya sé que no te querías ir, pero las obligaciones llaman. Ahora debes estar sobrevolando Etiopía, y te imagino escribiendo en el cuaderno de viajes Sigue leyendo →