Road trip á France, II

Segundo día de nuestra expedición. La noche de ayer fue muy reseñable por el hecho de que nos montamos una cena en plan marqueses en medio de nuestro pedazo de césped alquilado, con unas cómodas bolsas de plástico a modo de sillas. Pero eso sí, qué bien sienta poder tirarse en el prao a comer con toda la pachorra del mundo. Y hasta nos dimos el lujazo de prepararnos una infusión y todo. Después nos acostamos súper pronto porque estábamos reventados. Hemos dormido bastante bien para ser una tienda de campaña, pero a las siete estábamos en pie de nuevo.

Mercadillo en Biscarrose. / (C) Lola Hierro.

Visitamos Biscarrosse pueblo muy brevemente, y tampoco tenía mucho más que una iglesia y un mercadillo. Es un sitio con mucha tradición surfera, se nota en los carteles que anuncian fiesta y en las tiendas de souvernirs. Yo, de todas maneras, casi no he visto nada porque la mayor parte de la mañana he estado en un café típico francés que tenía wifi haciendo como que trabajaba (Pabluco, no me mates).

Fiestas surferas. / (C) Lola Hierro.

De ahí hemos salido a Burdeos. Nos ha molado mil, es la típica ciudad monumental francesa, me recordó a París pero en pequeñito. He entrado en la catedral, Javi se ha hecho un amigo indigente que tenía dos perrucos llenos de pulgas, y Germán ha deambulado sin más. Y casi no nos ha dado tiempo a otra cosa. Hemos visto eso y un Carrefour de lujo (así con letras doradas) y hemos salido pitando porque habíamos quedado a las cuatro en Nantes con el chico que nos ha dado casa y resulta que estábamos a 350 kilómetros de distancia. Y nosotros tan frescos…

Chavales en bici por Burdeaux. / (C) Lola Hierro.

Bueno, el viaje ha sido otro sopor insufrible que he aprovechado para dormir, limarme las uñas y chupar cacahuetes salados (sin comentarios). Para ser un road trip, debería estar disfrutando más los trayectos, pero es que tengo el culo ya como una carpeta. Eso sí, cuando hemos llegado a Nantes, con cuatro horas de retraso, ya ha sido el acabose.

Gótico. / (C) Lola Hierro.

La cosa es como sigue: a través de Couchsurfing contacté con Alex, un chico que se ofreció a alojarnos en su casa. Él y sus compañeros de piso, Clemence y Ted, son geniales. Súper divertidos, hospitalarios, fiesteros… un lujo de gente, vamos. Nos han abierto las puertas de su casa de par en par, nos han dejado enredar en la cocina, nos han dado de beber y de todo. Y pese a que sólo Alex sabe inglés, nos estamos entendiendo bastante bien.

Por si no fuera poco, hoy también han llegado a esta casa un chico y una chica, amigos de Álex. Ella es chilena y él brasileño: Norma y Joao. Hablan español y también son unos cracks El caso es que hemos salido de fiesta todos juntos a garitos franceses con gente francesa de lo más variopinta. Hemos ido a una discoteca barco muy desvencijada pero no por ello con menos encanto, donde ponían una música muy rara. Ni siquiera Germán, que es un tío muy raro en cuanto a gustos musicales, sabe definirla. Dice que era tipo turco. Qué más da…

Palacio. / (C) Lola Hierro.

Ahora estamos de nuevo en el piso, a las seis de la mañana, de casquera y sin mucha intención aquí de acostarse. Yo me caigo de sueño, pero como el salón está en fiesta y yo duermo ahí, y soy la invitada y no es plan de exigir, he dado por hecho ya que no voy a dormir nada o casi nada. Pero da igual, ya soy experta en empalmar, biempalmar, triempalmar…

Y antes de terminar, los puntos importantes del día, que si no se me olvidan.

  1. Hemos decidido hacer un video del viaje y estamos grabando unas cosas muy aberrantes.

Germán afotando desde el coche. / (C) Lola Hierro.

  1. Las francesas son guapísimas, o lo están más que las últimas veces que vine por Francia. Los franceses son guapos a medias. Algo hay (más que en Bosnia, desde luego), pero tampoco es como para tirar cohetes. Lo que sí son es bastante sobones y moscones. Y borrachos. Pero de los de dar un poco de vergüenza ajena. Pero también los hay majos, voy a tener que reconciliarme con los habitantes de la France.

Pintando la catedral. / (C) Lola Hierro

3. Germán ha triunfado totalmente cuando, durante la cena, se ha acercado a la mesa y ha preguntado dónde estaba la baza con su nueva traducción de baza=waterchair… Todavía me estoy riendo.

Un toro de Louis Vuitton. / (C) Lola Hierro.

  1. También ha sido Germán el que se ha visto en la necesidad de ir a llamar a Juan cuando estábamos en el barco. Y a Javi le ha quitado el camarero el cigarro de la boca cuando fue a preguntarle que si tenía fuego. Con decir que no está permitido fumar hubiera valido.

Un caballero francés. / (C) Lola Hierro.

  1. Hablando de sustancias colocantes, es la primera vez que salgo de fiesta y en vez de darme un copazo o un catxi de birra, me dan una copichuela de champan. Aquí se bebe como el tinto de verano en nuestra tierra. Compras la botella en la disco con unas cuantas copas de plástico, y hale, a cogerse un ciego con clase.

El coro. / (C) Lola Hierro

  1. A pesar de que vamos un cántabro, un malagueño y una madrileña, ha sido la bomba cuando nos hemos puesto con “tó nuehtro arte” a sacar a gente a bailar sevillanas o algo así en la discoteca. Yo venga a dar palmas y mover el culo, Javi venga a seguirme el rollo, y los franceses apuntándose a un bombardeo. La broma ha terminado cuando un rumano sin dientes, calvo y con chandal de táctel me ha sacado a bailar y luego ha intentado secuestrarme.
    Y es todo por hoy. Ha sido un día alucinante.

Detalles que molan. / (C) Lola Hierro.

Más información sobre este road trip

9 Replies to “Road trip á France, II”

  1. Pingback: Road trip à France VIII: Seguimos tirados en Caen | Reportera nómada

  2. Pingback: Road trip à France VI: Saint Malo-Caen | Reportera nómada

  3. Pingback: Road trip à France V: Dinan-Mont Saint Michael y la Fête de la Musique | Reportera nómada

  4. Pingback: Road trip à France IV: Brest-Dinan | Reportera nómada

  5. Pingback: Road trip á France, III: Nantes-Brest | Reportera nómada

  6. Pingback: Road trip à France, I: Biscarrosse | Reportera nómada

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.