Vuelvo al jevi metal

Este otoño me enfrento a nuevos retos profesionales. Voy a prestar mi colaboración en un par de medios digitales, los cuales cojo con mucha ilusión y con ganas de aprender. No tienen nada que ver entre sí.

El primero de ellos es Musicopolis: Se trata de un portal web sobre música, como su nombre indica. Recoge todo tipo de estilos pero yo me voy a centrar en lo mío, el Rock y el Metal. Aunque hubo unos años -cuando militaba en la siempre recomendable Metal4All-,  en el que me harté de cubrir conciertos y las entrevistas con famosetes del gremio me salían por las orejas, hoy en día tengo este tema muy olvidado, sólo realizo colaboraciones esporádicas para mi querido Sergi Ramos en The Metal Circus, por lo que para mi va a suponer un desafío volver a ponerme frente a un Rock Star para preguntarle por su vida y milagros personales y profesionales.

The Excitements. No es Rock pero también gocé mucho haciéndoles fotos. / (C) Lola Hierro

Acabé muy quemada del Metal; no de la música, sino de toda la fanfarria de pseudo periodistas, pseudo músicos, pseudo discográficas chupa sangres y pseudo promotoras de “organizo un concierto de la banda Ni Su (ni su madre la conoce) y trato a los periodistas como si yo fuera el guardaespaldas de Axl Rose y ellos unas groupies de cuarto nivel. Que alguien las barra de aquí, que quedan mal al lado de mis estrellas”.

Con el Drogas, el Rock sigue en lo más alto. / (C) Lola Hierro

O el muy conocido caso de esas otras promotoras que no son nada y que no llevan artistas importantes (y con importantes no me refiero a Immortal o a Trivium, sino a Frank Sinatra o a la madre Teresa de Calcuta, entiéndaseme) pero que te ponen más pegas para acreditarte de las que te encuentras en el mismísimo Ministerio de Defensa cuando vas a cubrir un acto con los Reyes de España. Esto es verídico, tengo demostrado fehacientemente que es más difícil acreditarse para un bolo de Insomnium que para cubrir el Día de las Fuerzas Armadas con acto conmemorativo incluido de Juancar y Sofi y la Chacón.

Con estos ejemplos me refiero a personas como Gloria Cavalera, mujer del líder de Soulfly y ex Sepultura, con quien tuve el placer de discutir a grito pelado cuan dos verduleras en el mercado de la Cebada. Pero esto lo contaré otro día.

No obstante, han pasado muchos años desde esos tiempos, y aunque veo que hay cosas que no cambian en la escena y que los mismos dinosaurios apolillados siguen cortando el bacalao, ocurre que ya no tengo 20 años sino la importante edad de 27, y que aunque no sea gran cosa todavía, después de haberme enfrentado a tanta mafia albano kosovar, ya no me achanta ni Perry.

Líder de Amorphis, mi ídolo. / (C) Lola Hierro

Así que allá voy, a recrearme en los conciertos y entrevistas que voy a cubrir, a hacer amigos, reirme y aprender, a sacarme el óxido de las orejas y a pasarlo muy bien, pero sin dejar que nadie me toque las narices.  Es de justicia decir que por suerte en este mundillo tan underground e incomprendido hay gente simpática, bien intencionada y muy profesional. Son cuatro pero los hay. Y menos mal porque gracias a ellos funciona la maquinaria metalera en este país.

Eso sí. Aviso al caminante de que en este blog pienso volcar todas mis impresiones, buenas y malas, y todos los cotilleos y barbaridades que lleguen a mis oídos. Lo que no es estrictamente musical, vaya. No va a ser tan interesante como en el pasado porque ya no vivo en Madrid, que es donde se cuece todo, pero cada entrevista y cada concierto que cubra tendrá su parte off the record que desmenuzaré muy gustosamente en este blog.

En la próxima entrada contaré el otro medio en el que voy a colaborar porque, si no, esto ya se hace muy largo.

Una respuesta a «Vuelvo al jevi metal»

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.