Los preparativos de un viaje no preparado – Parte VIII: La guía

En este capítulo de los preparativos del viaje os voy a hablar de la guía que he elegido para moverme por Asia.

¿Y por qué una guía? Porque si, porque es imprescindible cuando vas a recorrer países en los que en muchos casos no vas a encontrar a casi nadie que hable inglés y mucho menos castellano. Está muy bien hacerse un viaje en plan improvisado, pero siempre hay que llevar una mínima orientación, aunque eso suponga perder un poco el elemento sorpresa. Y por otra parte, no está de más saber un poco acerca de los lugares que vas a visitar. Yo no leo la guía hasta que llegamos al destino o, en todo caso, un poco antes. Gracias a ello estoy ahorrando tiempo y dinero.

Tras varias consultas tanto en librerías como en foros de Internet, he elegido la llamada Sureste asiático para mochileros, de Lonely Planet.

Para empezar, Lonely Planet es famosa por ofrecer de toda la vida las mejores guías de viajes, así que la editorial la tenía bastante clara. No obstante, la idea que tenía en un principio era coger una de Malasia (mi primer destino) y cambiarla por otra de cada nuevo país que visitara. Al final decidí no hacerlo dado que puede resultar complicado encontrar librerías donde puedas hacer este intercambio, y llegar de nuevas a un país y no tener ni idea sobre cómo moverte no es muy cómodo.

Por eso me decanté por la que comprende todo el sureste asiático. Se trata de una versión resumida de los ejemplares que LP ha publicado de cada país, pero siempre ofreciendo los alojamientos y medios de transporte más económicos. No tiene fotos, ni colores, ni falta que hace, ya que cabría menos información, pero sí tiene 187 mapas de ciudades, pueblos, etc. En mi caso me está viniendo de maravilla, no he quedado defraudada con ningún hostal de los que recomiendan y he gastado muy poco dinero. Lo máximo que he pagado por una habitación ha sido cinco euros, pero la norma común es gastarse dos o tres como mucho.

Los establecimientos para comer también han resultado fantásticos y, aunque quizá para algunas cosas  sus autores pecan de ser demasiado hippies, lo cierto es que estoy muy satisfecha y me siento muy bien informada en todo momento.

Con los transportes ocurre lo mismo. Sobre todo en Indonesia he evitado timos muy gordos gracias a la orientación que esta guía te da sobre cuánto pagar por cada cosa. Hay casos en los que me ofrecían transporte por unos 60 euros cuando lo que se debe pagar son cinco como muchísimo.

Por otra parte, llevo un pequeño librito conmigo, regalo de mi amiga Cynthia. Se llama Dilo con imágenes y consiste en una compilación de dibujos de todo lo que uno se pueda imaginar: medios de transporte, alimentos, cuestiones sanitarias, de ocio, de turismo, horas y números, compras, animales, catalogación de hoteles, colores, texturas… Hay alguno realmente ingenioso, como el que sirve para decir que tienes diarrea.

Este libro sirve para comunicarte con cualquier persona señalando las imágenes correspondientes cuando la barrera idiomática te impide hacerlo de otro modo. De momento no lo he usado demasiado, pues en Indonesia mucha gente habla inglés, pero en cuanto pise las zonas más rurales de Vietnam seguro que me saca de más de una. Desde luego, os recomiendo totalmente esta herramienta, que es de la editorial Lansgencheidt y se puede comprar en la FNAC por seis eurillos.

One Reply to “Los preparativos de un viaje no preparado – Parte VIII: La guía”

  1. Pingback: Los preparativos de un viaje no preparado – Parte I: Asimilar | Reportera nómada

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.