Crónicas etíopes (VIII): Un padre para los niños perdidos

Mi viaje va llegando a su fin. También el interior, pero esta es otra historia. Hoy quiero hablar de mi último destino, aquel hacia el que me encamino muy temprano desde Aksum, cuando no ha salido el sol. Se trata de Adigrat, una ciudad situada muy al norte, en la frontera entre Etiopía y Eritrea. ¿Por qué? Porque aquí vive un hombre extraordinario al que tengo muchas ganas de conocer: el padre Alfredo Roca, que lleva 25 años velando por los niños huérfanos de esta ciudad, entre los cuales están algunos de los primeros apadrinados por familias españolas.

¿QUIERES LEER EL RESTO DE ESTE RELATO?

Lo puedes encontrar completo en mi primer libro: El tiempo detenido y otras historias de África.

A partir del 16 de mayo estará a la venta en librerías tradicionales y online.

 

7 Replies to “Crónicas etíopes (VIII): Un padre para los niños perdidos”

  1. Jesús Alfonso Gallego Moreno

    Coincidimos en todos los comentarios que haces. Disfruto un montón con tus experiencias.
    Y una opinión. No te dé pena. Siempre habrá una Abba Roca para los niños. Lo he aprendido a base de conocer multitud de historias y de conocer a esta gente que deja nuestras comodidades occidentales para compartir su vida con los más pobres en su propia tierra. Sin embargo, también es verdad que por muchos que haya, siempre son necesarios muchos más Abbas Roca.
    Un fuerte abrazo.

    Reply
  2. Pingback: Crónicas etíopes (II): Las historias ocultas de Addis | Reportera nómada

  3. Pingback: Crónicas etíopes (I): Del miedo al amor | Reportera nómada

  4. Pingback: Crónicas etíopes (V): Tropezar y levantarse | Reportera nómada

  5. Pingback: Crónicas etíopes (VII): Ataklti, el huérfano de Aksum | Reportera nómada

  6. Pingback: Crónicas etíopes X: Despedida de todo | Reportera nómada

Responder a Lola Hierro Cancelar respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.