Crónicas tanzanas III: La teoría masái

La teoría masái es fácil de aprender. Saben de ella los turistas que visitan aldeas de esta etnia y les compran collares y telas de cuadritos. Saben de ella los periodistas que nos acercamos a ellos para conocer de primera mano sus padecimientos. Saben de ella las organizaciones que luchan por defender sus derechos, o los que escriben la Wikipedia, o quienes conviven con ellos en los pueblos del sur de Kenia y el norte de Tanzania, por ejemplo. Lo difícil es la práctica. Esta no se puede ejercer, sólo somos meros espectadores.

Al principio, los masais eran invisibles a mis ojos, casi no encontraba uno y toparme con ellos era una fiesta. Luego, se dejan ver. Porque están siempre cerca, en realidad. La carretera que une Arusha con el Serengueti y el Ngorongoro está poblada de pastores que vigilan de sus cabras y vacas armados con delgadas y altas varas de madera. Las mujeres Masai que veo desde la ventanilla del coche lucen elaborados collares y pendientes, y telas de vivos colores.

¿QUIERES LEER EL RESTO DE ESTE RELATO?

Lo puedes encontrar completo en mi primer libro: El tiempo detenido y otras historias de África, con la editorial Kailas.

A partir del 16 de mayo de 2018 estará a la venta en librerías tradicionales y online.

3 Replies to “Crónicas tanzanas III: La teoría masái”

  1. Pingback: Crónicas tanzanas I: Adiós equipaje | Reportera nómada

  2. Pingback: La teoría masái (segunda parte) | Reportera nómada

  3. Pingback: Crónicas tanzanas VII: Busco leones y me encuentran jirafas | Reportera nómada

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.