Bergamo: una ciudad de cuento desconocida

Llegué a Bergamo de rebote, como siempre, solo para hacer escala. Como tenía seis horas por delante, decidí dejar la mochila en el depósito de equipaje del aeropuerto y salir a visitar la ciudad amurallada. El plan sale un poco caro, pero merece la pena el gasto, sobre todo si la alternativa es quedarse en ese aeropuerto muerto de asco, pero también porque esta ciudad bien vale una excursión. Entre Milán y Verona, al norte de Italia, Bergamo no suele llamar la atención porque no está en el top ten de ciudades turísticas italianas, pero debería estarlo, pues es mucho más que el sitio donde han plantado un aeropuerto feo e incómodo.

Las callejuelas y antiguas construcciones cuentan la historia de Bergamo.

Nada más acceder a la ciudad alta, te das cuenta de que promete.

Ya iba con idea de que iba a ver un pueblo demasiado bien vendido, pero no. Bergamo es un sitio que posee bazas suficientes como para ser un destino turístico en sí mismo y no uno que solo visitas si te toca hacer una escala larga. Tiene dos partes: la ciudad vieja -arriba, en una montaña-, y la nueva, que está abajo, y la llamo así por diferenciarla de la otra, ya que también tiene muchos edificios históricos.

Vistas de la ciudad nueva desde uno de los miradores que te encuentras cuando subes a la parte medieval.

La luz tiene un no sé qué… y se nota en cualquier punto de la ciudad

La parte más bonita es la medieval, dentro del recinto amurallado. Esperaba encontrarme cuatro calles y dos plazas de cualquier manera, con la típica iglesia sin nada de particular, y lo que se ha plantado ante mi ha sido una preciosa villa empedrada donde abundan las casa señoriales, los palacetes, escalinatas, callejones, plazas y placitas, torres y hasta una catedral, la de Santa Maria Maggiore. Creo que es una iglesia en realidad, pero la denominan así.

La ciudad medieval se conserva en perfecto estado y convive en armonía con los adelantos de nuestro siglo.

Ambientazo en la Piazza Vecchia, epicentro de la vida política y económica de la ciudad.

La Piazza Vecchia se usa para exposiciones variadas, como esta de botánica.

Conscientes de su potencial turístico, los comerciantes mantienen sus tiendas bien decoradas e integradas con la arquitectura de la ciudad.

Bergamo es una especie de Toledo, o Salamanca, pero en pequeño y a la italiana. Todo está cuidado al detalle, todo tiene su pedacito de historia prendida de sus muros. Es muy importante destacar un detalle: el conjunto urbano se levanta sobre la cima de lo que un día debió ser colina o montaña. Se puede andando, en funicular o en autobús o coche, y yo recomiendo la tercera opción porque, primero, es asequible (1,5 €) y segundo, el camino a pie es muy cansado. El funicular está bien si vienes de la ciudad nueva, pero en mi caso me subí a un autobús que hacía linea directa entre el aeropuerto y la misma muralla de la parte alta. Si vas caminando, hay que  seguir una carretera empedrada que rodea la colina haciendo círculos, siempre cuesta arriba, con escaleras a veces y que nunca se acaba. Aunque por otra parte, aproximadamente a la mitad del trayecto es desde donde hay mejores vistas de la parte de abajo, así que antes o después uno tiene que darse el paseo.

Bergamo está llena de cuestas no aptas para pies con tacones.

Cuando subes a pie hasta la ciudad alta, te topas con sitios como este.

Como lugar con un turismo emergente, está repleta de tiendecitas muy atractivas. Lo que más se vende en sus dos calles principales es ropa -qué buen gusto tienen los italianos-, regalos y comida. Los precios son altos pero el producto, sobre todo el textil, es bueno. Y se encuentran ganas. Husmeando y husmeando, di con una tienda de ropa femenina de punto muy bonita y bien hecha, con material de calidad. Estaban liquidando y todas las prendas habían sido rebajadas a diez euros cada una. No compré nada pero me quedé con ganas.

También hay tiendas de alimentación de toda la vida, con fruteros de toda la vida.

Productos gourmet de la tierra, para turistas, claro.

Tienda genial para quienes tengan o esperen tener un bebé y sean amantes del macarrismo ilustrado.

El lado negativo de esta idílica estampa son los precios: comer en un restaurante o bar es prohibitivo, y no hay -o no he encontrado- uno no turístico. Quien opte por un sencillo trozo de pizza para comer en la calle, vas a tener que aflojar como mínimo unos 4 euros.Una bola de helado son 2 euros en la Piazza Vecchia, el centro de la ciudadela. Pero aunque sea caro, es fantástico pasear mientras se te deshace en la boca un auténtico gelatto italiano -de melón y frambuesa en este caso-, sintiéndose una como un viajero libre, perdido entre los callejones de una villa medieval italiana remota con vistas a los Alpes. ¡Como en las pelis!.

Pizzacas. Lo único que se puede permitir un bolsillo pobre, y ni tan mal.

Ambientazo en la Piazza Vecchia: juegos infantiles, terrazas y pizzaca al sol.

Mi añorado gelatto. Imposible saber mejor…

Si me tengo que quedar con una sola cosa de Bergamo, elijo callejear sin rumbo. Si puedo elegir dos, añado ver el atardecer sobre la ciudad nueva desde uno de los miradores que hay en la muralla veneciana que rodea la ciudad vieja. En un día sin nubes como el que me tocó, luz es especial, es inevitable que te envuelva el sosiego y la melancolía.

Chaval pasando la tarde apaciblemente. Desde ahí tenía unas vistas estupendas.

Tucans, una cervecería irlandesa en una calle recóndita.

Y si puedo añadir una tercera cosa, apunto la iglesia-catedral de Santa María. He entrado sin saber qué me iba a encontrar y casi me da un a embolia al darme de bruces con tanta información a la vez. Santa María fue románica en su día, y de hecho por fuera lo sigue siendo en gran parte. Por dentro ha sufrido muchas transformaciones con el andar de los tiempos, y ahora es barroca, o más que eso.

Las dimensiones de Santa María Maggiore compiten con las de una catedral.

Este león rojizo y su gemelo sostienen las columnas del pórtico de la basílica.

Uno entra y no sabe dónde mirar primero: pinturas murales de enormes dimensiones, tapices antiquísimos florentinos y flamencos, un coro soberbio, un Cristo crucificado de madera un poco tétrico colgando en el altar mayor, el ábside central profusamente decorado, igual que los techos abovedados, donde no se dejaron ni un centímetro sin pintar… ¡vaya techos!. Es un lugar que invita a sentarse un buen rato para fijarse en cada detalle.

La decoración del interior deja a uno pasmado.

Estatuas que parecen del Románico. Aquí todos los estilos se mezclan alegremente.

La bóveda central es un horror vacuii en toda regla.

Calavera malrollera en el altar.

Hasta se restauran lienzos antiguos a la vista del fiel, turista o curioso.

El resto de la ciudad también es muy interesante, sobre todo porque mantiene un espíritu muy de pueblo. Las viejas se asoman a la ventana para ver a la gente pasar, el ambiente es muy sosegado y el turismo ya se hace notar pero no de forma tan agresiva como en Praga o Budapest.

La vieja del visillo y una ‘señora que…’

Detalles que hacen como de cuento.

Me ha gustado ver a los niños bergamescos jugando a la rayuela en el parque infantil de la Piazza Vecchia, vigilados por sus madres desde los bancos, que charlaban animadamente entre ellas. Parece que no fuera con ellos el ir y venir de forasteros. También he visto a gente joven en uno de los miradores, y también muy a su bola, como en cualquier otro sitio.

La chavalada, los accesos a la ciudad, iglesias por todas partes…

¿Ejecutivos? ¿Turistas? ¿Aldeanos con traje?

Bergamo es una ciudad a la que yo me iría a vivir sin problemas en un momento de la vida en el que buscara tranquilidad, pero sin aislarme. Tiene vuelos a todas partes, así que lo tendría muy fácil para seguir viajando por ahí. Hay ambientillo pero no agobia, no hay humo de coches ni semáforos ni remolinos de gente ni millones de carteles luminosos que destrozan el paisaje de las ciudades. Yo me alquilaría un apartamento intramuros y me dedicaría a escribir y a vivir apaciblemente, como las viejecitas que me crucé durante mi excursión. Quien sabe, a lo mejor me jubilo aquí.

Reunión de ‘señoras que’ y hasta los timbres son monos.

MOMENTOS SURREALISTAS QUE VIVE UNA: En el interior de una pequeña iglesia no especialmente destacable por nada, encontré este libro de firmas donde los fieles ponían cosas bonitas, buenos deseos, rezos, peticiones a Jesucristo y la virgen María, etc. Y de repente, al pie del cuaderno, encuentro esta inscripción: “Vaticano pedófilo”. Sin palabras.

Pincha aquí para ver más fotos de Bergamo

One Reply to “Bergamo: una ciudad de cuento desconocida”

  1. Samuel Malicett

    Que gran reseña! Nunca pense que Bergamo fuera a esconder todo eso… y yo que pensaba que solo estaba el aeropuerto…

    Deberías darte una vuelta por Turín, tienen mucho en común.

    Saludos de un estudiante chileno en Italia

    Reply

¿Te ha gustado este artículo? Puedes darme tu opinión dejando un comentario