Crónicas kenianas (VIII): Depresión post viaje

He cambiado la sabana dorada por una moqueta verde, la bola de fuego enorme que es el sol africano por unos fluorescentes blanquecinos cuya luz me pone cara de muerta, mis rinconcitos improvisados de trabajo con vistas al Índico por una mesa Sigue leyendo →