NO QUIERO VIVIR A MEDIAS

Una tarde enredada en la cocina, con los pelos recogidos de cualquier manera, el jersey de lana gorda y la resaca propia de haber despedido el año por todo lo alto con buenos amigos la noche anterior. Como el 2016, Sigue leyendo →