EL AÑO DE LAS PRIMERAS VECES

Un año después me he releído. Ya se me notaba depre, triste, mal. Vivía a medias, escribía, y era verdad. Quería volver a hacerlo peligrosamente, como contaba en otro manifiesto muy viejuno de este blog, que ahora cumple ocho añazos, Sigue leyendo →

Soltar lastre

Demasiada actividad en los primeros días del año. Lo he comenzado con noches de empalmada, con planes diferentes… Lo de Salamanca ha sido una traca demasiado gorda en todos los sentidos. Pero sigo desaprendiendo, porque no me siento mal por Sigue leyendo →