Desde la inmensidad del desierto

Lo que hemos vivido en el desierto durante esta expedición no se puede describir. O sí, pero no sé hacerlo. Valgan mis recuerdos: las risas cuando Laxen nos ponía los turbantes de 7 metros de largo –amarillos ellos, azules nosotras-, Sigue leyendo →

La prisa mata en el desierto

Erg Chebbi, Merzouga, Hassilabied, los bereberes, el sol, el desierto, los colores, los sonidos… el silencio. Todo merece el viaje infernal en autobús desde Fez hasta las dunas en las que me encuentro ahora, a 30 kilómetros de la frontera Sigue leyendo →