VE A CONOCER EL MERCADO DEL HIERRO… O NO

La primera sensación no es nada halagüeña. El calor abrasa la piel. Una fina capa de polvo de color pardo cubre absolutamente todo, incluido a ti. Hay basura por todas partes, y no existen carreteras, sino caminos de arena. Carrocerías Sigue leyendo →

Crónicas etíopes (V): Tropezar y levantarse

De momento, lo único que no había fallado en este difícil viaje que tengo por delante era la colaboración del personal. Hasta hoy. Mis últimos tres días han transcurrido en Zway, a unas dos horas al sur de Addis Abeba. Sigue leyendo →

Meknès: la ciudad del rey sádico

Meknès no me entusiasma. Está orientada al turismo pero no ofrece nada realmente interesante, o nosotros no lo hemos encontrado, y eso que hemos visto casi todos los sitios que la Lonely Planet dice que hay que visitar. Primero hemos Sigue leyendo →

El {maravilloso} mercadillo de Santa Catalina

Se llama Mercadillo de Santa Catalina (en francés, marché de Noël de Sainte-Catherine) porque está en la plaza bruselense del mismo nombre, a los pies de su famosa iglesia gótica, que aunque es de 1854, parece mucho más antigua por Sigue leyendo →

Crónicas de periolistas, cap. IV: This is the end… my friend

Vuelta a la mala vida, al trabajo y a los madrugones. Cinco horas de sueño, Bruselas nevado, un frío del carajo y Wonen & Bouwen encaminándose al edificio Berlaymont de la Comisión Europea para asistir con el resto de nuestros Sigue leyendo →

Rutas por Budapest: de mercadeos y zapatos de bronce

Una de mis últimas visitas en Budapest ha sido al Mercado Central (Nagyvásárcsarnok en húngaro), y me ha gustado mucho más que lo que acababa de ver en el barrio judío. Fue inaugurado en 1897 y tiene una fachada preciosa, Sigue leyendo →

Viaje de negocios a Bangkok

Bangkok sigue tan sucio y agobiante como lo dejé hace casi dos meses. No me dio pena irme en su momento, y no me ha hecho ilusión volver ahora, la verdad. Si estoy aquí es por dos razones: a) Necesito Sigue leyendo →

Comida, sastres y señoras en Hoi An

Pasito a paso sigo subiendo por Vietnam, de sur a norte, en una suerte de circuito turístico muy bien establecido y del que no me es fácil salir. Me va bien, y me gusta lo que descubro, pero también es Sigue leyendo →