Las trepidantes aventuras del chófer Rama Chendra

Luce con orgullo un frondoso mostacho para demostrar su condición de hombre maduro, a la moda y respetuoso con las tradiciones . No cabe plantearse si le gustaría más ir afeitado o con barba hypster, pues las leyes consuetudinarias mandan Sigue leyendo →

Inmersión en el zoroastrismo en Bombay

Ya no me quedan muchas aventuras indias en el tintero, pero hay una que quiero plasmar aquí antes de que se me olvide del todo. Quiero escribir del día que conocí a una familia parsi en Bombay, una ciudad de 20 millones Sigue leyendo →

Una vida recogiendo mierda

Hace dos semanas escribí y publiqué en El País un extenso artículo sobre la recogida manual de excrementos en India. Dicho de manera más llana: sobre cómo los más pobres, sobre todo las mujeres de la casta de los intocables, la Sigue leyendo →

La próxima vez que nos encontremos…

—”La próxima vez que nos encontremos, ya no seremos las mismas personas”. Ella intentó que su voz sonara firme pese a que la enfermedad le había arrebatado las fuerzas varios días atrás. No quería preocuparle más. Sabía que el viaje llegaba a su Sigue leyendo →

Dhobi Ghat, o las lavanderías más grandes del mundo

Son las lavanderías más grandes del mundo. En ellas se lava, seca, plancha y dobla la ropa de todo Bombay. Las prendas que uno da para lavar en tu hostal acabarán, seguramente, aquí, y serán devueltas impecables, bien dobladas y Sigue leyendo →

No me acuerdo del fuerte rojo de Agra

El día siguiente a nuestra visita al Taj Mahal, en Agra, era el de mi marcha hacia el siguiente destino: Varanasi. Aún así, tenía toda la mañana para hacer un poco más el guiri. Mi compañero de viajes, Joan, y yo, Sigue leyendo →

Agra, el Taj Mahal y las moscas

No sé cuáles son las 10 cosas más mejores que hacer en Agra o las 10 atracciones turísticas más chachi pirulis, ni sus hoteles con más encanto ni sus restaurantes más auténticos. De momento, lo que sí sé es que en Agra Sigue leyendo →

Morir y resucitar

Interrumpí mis relatos viajeros por India de manera precipitada, sin preaviso y sin explicaciones. Así fue como me pilló la vida, así me dio un revolcón inesperado. No he tenido ganas ni energías para entrar en este blog y contar Sigue leyendo →

Atrapados en Bundi, ese pueblo…

Casi cuatro días. Voy justa de tiempo y me he tenido que quedar cuatro días en un pueblo perdido del Rajastán porque no había trenes para continuar hacia mi siguiente destino. Y eso que estamos en temporada baja… Es lo Sigue leyendo →