CAFÉ ARÁBIGA, CASCADAS IMPOSIBLES Y UNA MARATÓN

Hay viajes buenos y hay viajes malos. Los hay en los que todo va como la seda y los hay en los que todo se atasca y nada sale a derechas. Nadie se libra de estos últimos, antes o después Sigue leyendo →