EL AÑO DE LAS PRIMERAS VECES

Un año después me he releído. Ya se me notaba depre, triste, mal. Vivía a medias, escribía, y era verdad. Quería volver a hacerlo peligrosamente, como contaba en otro manifiesto muy viejuno de este blog, que ahora cumple ocho añazos, Sigue leyendo →