MEMORIAS DE ASIA, XIII: MANDALAY POR FUERA

He llegado a Mandalay tras un viaje en autobús interminable en el que, encima, he vomitado. No dentro, sino en los baños asquerosos del sitio donde hemos parado a almorzar. Demasiada sopa de fideos shan, yo creo. Muy rica, pero Sigue leyendo →

MEMORIAS DE ASIA, XII: GRANDES ÉXITOS DEL LAGO INLE

Indein y las estupas de Nyaung Ohak, el mercado de los cinco días de Thaung Tho, la pagoda Angun Mingalan de Iwama, la pagoda Phang Daw Oo, el monasterio del gato saltarín Nga Phe Kyang, los talleres de puros, de Sigue leyendo →

MEMORIAS DE ASIA, IX: BAGÁN DE MIS AMORES

Qué éxito rotundo ha sido todo en Bagán. Lo único que me falta es que salga el sol y me regale un atardecer naranja. El viaje en autobús fue muy bien y pude dormir todo el trayecto. Solo me desperté Sigue leyendo →

MEMORIAS DE ASIA, VIII: EL YANGÓN HIPSTER

Tras las dos últimas visitas de ayer a lugares típicos y tradicionales de Yangón, decido que ya vale de pagodas y que voy a descubrir una ciudad algo más moderna. Para eso, armo sobre mi mapa una ruta de cafeterías, Sigue leyendo →

Dhobi Ghat, o las lavanderías más grandes del mundo

Son las lavanderías más grandes del mundo. En ellas se lava, seca, plancha y dobla la ropa de todo Bombay. Las prendas que uno da para lavar en tu hostal acabarán, seguramente, aquí, y serán devueltas impecables, bien dobladas y Sigue leyendo →

Tíbet, el último grito

El martes estuve en la librería de viajes Altaïr, una de las más míticas de España que nació en Barcelona en 1979 y que en Madrid lleva 15 años. Fui por trabajo, por un reportaje que estoy preparando, y en Sigue leyendo →

Próxima estación: España. Fin de trayecto

Con gran tristeza he de decir que estas son las últimas palabras que escribiré desde el sureste asiático. Hoy es 25 de abril, estoy en mi «adorada» Bangkok y en unas horas cojo un avión que me llevará hasta Madrid. Sigue leyendo →

Angkor Wat, maravilla del mundo antiguo y del moderno

No me han importado los turistas, no me ha importado el calor extremo, no me ha importado el elevado precio de la entrada, y no me han molestado las obras de restauración que afean en parte el paisaje. Ni siquiera Sigue leyendo →

Entro a Camboya esquivando niños y timos

Mi paso por Camboya ha sido rápido y de vergüenza. Es uno de los países que más ganas tenía de visitar, al que más días quería dedicar. Desde que supe del drama de los jémeres rojos, gracias a la periodista Sigue leyendo →

Viaje de negocios a Bangkok

Bangkok sigue tan sucio y agobiante como lo dejé hace casi dos meses. No me dio pena irme en su momento, y no me ha hecho ilusión volver ahora, la verdad. Si estoy aquí es por dos razones: a) Necesito Sigue leyendo →