De mayor quiero ser… Cristina García Rodero

Cristina García Rodero. ©Real Academia de las Artes de San Fernando

Inauguro sección de este blog, que se llama «sobreviviendo en Santander» porque eso es lo que trato de hacer dada mi reciente situación de precariedad. Pero vamos, que si mi abuela se vestía durante la posguerra haciéndose los trajes con las cortinas de la casa, a mi también se me ocurrirá la forma de tirar p’alante hasta que vengan tiempos de vacas gordas.

Por ser el primero, este texto va a ir dedicado a Cristina García Rodero. Lo que sabe todo el mundo de ella es que es la primera fotógrafa española que es miembro de la prestigiosa agencia Magnum y que se ha recorrido medio mundo haciendo reportajes impresionantes. Trabaja sobre todo el blanco y negro y su obra más famosa, con la que entró en Magnum, se llama «Entre el cielo y la tierra» y es una colección de sus imágenes más impactantes tomadas en sitios como Cuba, Haití, India o España (se hizo famosa con el libro «España oculta», sobre las fiestas y costumbres de los pueblos más perdidos de nuestro país).

Lo que sé yo tras haberla conocido es que Cristina es una señora de «taytantos» -como diría Lina Morgan-, que se parece un poco a mi tía Mari, que es jovial, muy habladora, con un sentido del humor brillante y de cierta candidez y que, además, es una mujer que pone pasión en cada palabra, cada ademán y cada pensamiento que sale de su cabeza. Es, además, una profesional que ha salido adelante moviéndose en un tipo de fotografía nada comercial, que siempre ha ido por libre y no se ha ganado la vida con este oficio hasta ser bien mayor. Como ella decía hoy, lo que para ella significa haber entrado en Magnum es «que se haya reconocido el trabajo de una mujer independiente, que va por libre, autodidacta, que se ha dedicado a una foto despreciada que no da dinero». También me asombraba cuando reconocía  que sabe que ha ido siempre a contracorriente y que le ha tenido que echar mucho valor y fuerza, y que muchas veces se han aprovechado de ella. «No soporto que abusen de mi, pero soy tan ingenua y tontorrona que lo siguen haciendo, aunque ya con los años voy sacando las uñas fuera». 

Cristina García Rodero. El alma dormida

Conmovedora Cristina, me ha enternecido escuchar sus impresiones y recuerdos de tantas escenas vividas y fotografiadas en tantos rincones del mundo. Cómo narra el sufrimiento, la alegría, la nostalgia… cómo ha asistido a acontecimientos que jamás pensaría que vería. Me quedo con sus anécdotas de Cuba, cuyas fotos también han sido mis favoritas. Me sobrecoge su pena al hablar de la situación de los cubanos, de cómo la primera vez que viajó allí se involucró tanto que casi pierde el control:

«El primer año que fui a Cuba sentí tanto dolor que me convertí en una mamá y me responsabilicé de demasiadas cosas, hasta que empecé a ver a las personas que se te suben a la espalda. Vi gente maravillosa y gente indeseable. Decidí que iba a dejar de permitir que se aprovecharan de mi. Al tercer viaje ya no era una mamá».

Y tras unas visitas que se han prolongado durante años, Cristina ha llegado a un par de conclusiones duras y sin embargo muy realistas: «El Estado abusa de los cubanos y los cubanos abusan del Estado, han aprendido a mentirle para sobrevivir. Hay que evolucionar. Aquellos años ya pasaron, tenían que haber ido haciendo las cosas de otra manera, no sé si como China, Rusia o Vietnam u otro, pero desde luego, evolucionar, porque la situación ya es absolutamente penosa».

Una catetilla en los festivales eróticos

No puedo dejar de recordar tampoco cómo nos ha relatado hoy su experiencia en los festivales eróticos. Alguien como ella, nacida en los años 40 en Puertollano, pueblo de Ciudad Real, decía: «Si mi madre me viera en los escenarios de los festivales eróticos…  a mi, una catetilla de pueblo, hija de la María…». Y todos los que estábamos en el aula nos reíamos y reíamos, hasta el punto de que casi se nos desencaja la mandíbula cuando añadió «Comence censurándome a mi misma, pero me dije: ‘qué narices, esto es porno, ya veré lo que hago cuando edite. Y cada vez  se me va abriendo más la mano, eso es verdad. Y con el tiempo las vas viendo crecer» (a las actrices o a las fotos… supongo).

Cristina García Rodero. Magnum Photos.

La verdad es que las imágenes de los festivales son bastante durillas, es fácil encontrar ejemplos en Internet. Me cuesta mucho imaginarme a esta mujer, con su estatura de liliputiense y sus kilillos de más, la viva estampa de Lisa, la mujer de David el Gnomo, cámara en ristre metida en semejante trance, entre pechos, testículos, penetraciones, felaciones y demás jolgorio erótico festivo. Pero la tía hizo un trabajo espectacular y se quedó tan ancha. Como ella misma apuntó: «Esto lo presenté en Magnum».

Pero, si tengo que elegir un momento, una reflexión de hoy, me quedo con sus palabras hacia lo que debe ser un reportero.

«Tuve que olvidarme de las timideces, los miedos y los vértigos. El reportaje es acción. Si pierdes las ganas de luchar quédate en casa porque el reportaje es tener ganas de luchar, tener una cabeza muy fuerte; aunque no haya material, luchar por encontrar algo; si te ponen problemas, luchar por solucionarlos, si no hay buenas fotos, luchar porque salgan, y si no tienes ganas, buscarlas.


Este camino es lo que nos hará crecer como personas y como fotógrafos, nos hace crecer a nivel humano, es lo que nos da valor, cultura. Comenzad a trabajar porque así vendrán muchas ideas. Y sed siempre positivos y agradecidos».

Cristina García Rodero. Magnum Photos. Caminos de lluvia, 2007

Y tras semejante lección de esta maestra, me quedo yo pensando que cual será la fórmula para pasar de ser una desconocida aprendiz de fotógrafa como servidora a tener una experiencia y una carrera como la de Cristina. Sólo querría saber por dónde empezar. Tengo ganas de trabajar, de luchar, de aprender (esta vez no es desaprender) y de arriesgar. Lo que me falta es encontrar el hilo de la madeja, llamar a la puerta correcta.

Cristina, quiero ser como tú.

Ved este video de Youtube con algunas de las fotos que conforman «Entre cielo y tierra». Conocereis la esencia del trabajo de esta mujer.

Entre cielo y tierra. Cristina García Rodero

2 Replies to “De mayor quiero ser… Cristina García Rodero”

¿Te ha gustado este artículo? Puedes darme tu opinión dejando un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.