San Valentín a la albanesa

El primer día que estuve en Tirana me encontré con mucho tiempo libre debido a que el que por entonces era mi compañero de rodaje se encontraba enfermo, con malaria o cólera según decía él al principio, cosa que al final resultó ser una indigestión y algo de cansancio acumulado. Era el día de San Valentín, y lo supe no porque lo tuviera apuntado en la agenda, sino porque Tirana amaneció llena de globos rojos en forma de corazón y otras decoraciones similares.

Tan exagerado era que hasta los edificios gubernamentales se llenaron de semejantes adornos. Los bares y comercios también, por supuesto. Las chicas paseaban con flores y los mensajeros esquivaban cochazos para entregar a tiempo todos los ramos que después las tiranesas lucirían orgullosas por la calle.

En la valla de la que fuera la casa del dictador, Ember Hodxa, alguien colocó unas rejas donde las parejas de enamorados enganchaban pequeños candados unidos a vistosas tarjetas de flores, colorines y brillantina con sus promesas de amor eterno.

Y hasta en algo así de inocente se pudo ver el carácter mafiosillo de algunos albaneses. Cuando estaba sacando fotos, me fijé en una pareja que llevaba ya varios minutos haciendo algo extraño en la valla. Presté atención a lo que yo pensaba que sería algo romanticón y ñoño pero… no. Lo que hacía el chico -mientras la chica reía- era intentar abrir uno de los candados con la punta de su navaja. ¿Para qué querrían hacer algo así? A lo mejor uno de los dos se había equivocado de pareja al escribir su dedicatoria o a lo mejor sólo querían vender el candado por ahí y sacarse unos lek para un bocadillo… A saber.

Me chocó tanto la importancia que se le da a esta festividad, que decidí salir con la cámara para intentar captar el ambiente.

Al final de la tarde, acabamos Berti y servidora cenando juntos una pizza en un restaurante lleno de parejitas. También había un par de hombres con cara de aburridos. Se los señalé a Berti y le dije: «Mira, un matrimonio gay». Casi le da algo de la vergüenza y de la risa. En Albania el tema de la homosexualidad aún es un tabú y a mi pobre amigo casi le supone una embolia cerebral escuchar semejante comentario por mi parte.

En fin, que si alguien quiere pasar un San Valentín cursi a más no poder, corred a Tirana el año que viene. Lo tiene todo.

Textos sobre el primer viaje a Albania:

  1. Filming in Albania: Un cumpleaños balcánico
  2. Filming in Albania: La difícil tarea de establecerse
  3. Filming in Albania: ¡Habemus bebé!
  4. Filming in Albania: ya estamos de entrevistas
  5. Filming in Albania: Muchas emociones
  6. Filming in Albania: Entrevista con un ¿asesino?
  7. Filming in Albania: Aprenda albanés en cuatro días
  8. Filming in Albania: Persiguiendo la noticia
  9. Filming in Albania: Live fast, die hard…
  10. Filming in Albania: Tengo un dèja vu
  11. Filming in Albania: Vuelta a casa. Faleminderit, Shqiperia

 Más relatos sobre el segundo viaje a Albania:

  1. ¿Volverá ‘Filming in Albania’?
  2. Filming in Albania: Del barco a la cama
  3. Se acabó lo que se daba
  4. San Valentín a la albanesa
  5. Albanian sagas: De mercadeo
  6. Las madres de Tirana

Textos sobre mi tercer viaje a Albania:

  1. He soñado a la muerte, y ha venido
  2. Albania, cuánto me dueles

BONUS: Las fotografías del viaje

4 Replies to “San Valentín a la albanesa”

  1. Pingback: He soñado a la muerte, y ha venido | Reportera nómada

  2. Pingback: Filming in Albania: Live fast, die hard… | Reportera nómada

  3. Pingback: Filming in Albania: Un cumpleaños balcánico | Reportera nómada

  4. Pingback: Albanian sagas: De mercadeo | Reportera nómada

¿Te ha gustado este artículo? Puedes darme tu opinión dejando un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.