La teoría masái (segunda parte)

 

Kenneth y Samuel viven en Sekenani, un pueblo del suroeste de Kenia que no tendría nada por lo que destacar si no fuera porque es la puerta de entrada a la Reserva Nacional del Maasai Mara, la joya del turismo del país. Pero por lo demás, Sekenani es corriente y moliente: niños, jóvenes, adultos y ancianos. Campesinos, comerciantes, animales, casas de una sola altura pintadas de colores con la publicidad de turno: Airtel o Safaricom, cerveza Tusker o lo que toque… Y masai, claro. Lo pintoresco de este pueblo es que está lleno de hombres y mujeres de esta etnia envueltos en túnicas rojas y docenas de abalorios de colores y rodeados de rebaños de cabras. No en vano, la ganadería es la principal actividad económica de estas comunidades pastoralistas.

¿QUIERES LEER EL RESTO DE ESTE RELATO?

Lo puedes encontrar completo en mi primer libro: El tiempo detenido y otras historias de África, con la editorial Kailas.

A partir del 16 de mayo de 2018 estará a la venta en librerías tradicionales y online.

15 Replies to “La teoría masái (segunda parte)”

  1. Pingback: Café arábiga, cascadas imposibles y una maratón | Reportera nómada

  2. Pingback: De Uganda salí... corriendo | Reportera nómada

  3. Pingback: La isla de la libertad | Reportera nómada

  4. Pingback: Nakuru, no te esperaba pero gracias | Reportera nómada

  5. Pingback: Con el sol pegado a los talones por el Maasai Mara | Reportera nómada

  6. Pingback: Kampala: apacible versus cansina | Reportera nómada

  7. Pingback: Espiando hipopótamos en Naivasha | Reportera nómada

  8. Pingback: Llegar a los 33 en Addis Abeba | Reportera nómada

  9. Pingback: Monos en la costa en Diani | Reportera nómada

  10. Pingback: Carta abierta a mi auténtica mamá africana | Reportera nómada

  11. Pingback: Elefantes 'low cost' en Amboseli | Reportera nómada

  12. Mercè

    Ups! No encuentro “La teoría masái (PRIMERA parte)”
    ¿Qué tal por Uganda?
    De momento me ha gustado mucho todo lo escrito de Kenia 🙂
    Besazos!

    Reply

¿Te ha gustado este artículo? Puedes darme tu opinión dejando un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.