Hanoi: maravillas naturales y guías agresivos – Parte II

Ahora, por desgracia, tengo que contar mi mala experiencia. No sé si servirá para algo, pero voy a hacerlo igualmente. Las críticas de otros viajeros me han sido muy útiles, así que aquí dejo mi aportación, intentando que algún día sirva para que alguien se ahorre un mal trago.

Habíamos desembarcado ya y nos disponíamos a ir a comer a un restaurante de la ciudad de Halong, incluido en el precio. Tras una hora esperando el autobús, nuestro guía nos comunicó que no cabía todo el grupo, así que se llevo a todos menos a seis de nosotros, a quienes prometió venir a buscarnos. Efectivamente,  a la media hora llegó el bus de otro grupo igualito que el nuestro en el que sobraba sitio, y allí nos metimos nosotros, con los dos guías. Nos llevaron a comer, y claro, los seis “descolgados” tardamos más porque habíamos llegado más tarde. Al acabar, nuestro guía había desaparecido con nuestros compañeros y nuestro bus, así que nos dirigimos al mismo vehículo en el que habíamos llegado, para que nos devolviera a Hanoi tal y como estaba contratado.

 Bueno, pues al llegar, el guía del segundo grupo nos dice que no podemos entrar. Según él, nosotros seis éramos unos mentirosos, no éramos de ninguna excursión organizada y si queríamos volver a Hanoi teníamos que pagarle a él 150.000 dong (unos 8 euros). Los seis dijimos que ni hablar, y en concreto dos de nosotros -yo era una-  nos metimos en el vehículo. Los otros viajeros que habían pasado con este señor toda la excursión se enfadaron mucho, porque al parecer habían tenido innumerables problemas con él durante el viaje… gritos, insultos y cosas así. Todo el grupo, de unas veinte personas, hizo piña con nosotros seis para que no nos dejara en tierra, pero no había manera. El guía se puso a gritarnos diciendo con muy malas formas “fuera del autobús!”. Algunos de los seis caídos en desgracia se quedaron sin saber qué hacer, como una chica americana que estaba como pasmada, pero yo, que soy más burra, le dije con mucha ironía que si quería echarme, que me cogiera en brazos y me sacara a la fuerza.

Uno de los barcos de Halong.

Tras muchos intentos de hacerle razonar la cosa se fue calentando y la discusión llegó hasta el punto que el guía le pegó un grito a una señora mayor ordenándola callar y levantándole el dedo índice en plan amenazante, momento en que todo el bus en pleno le pegó un grito a él. Yo estaba sentada justo detrás de la señora, y tuve la mala suerte de que el guía fue a por mi tras ese vocerío colectivo. Se me puso en frente y de nuevo me ordenó callarme y salir del autobús, todo a gritos, diciéndome “Estoy muy enfadado, fuera de aquí”. Cuando me levantó la mano, yo ya me harté de tanta tontería por parte de este individuo, así que también me levanté y, mira tú por dónde, resulta que le sacaba medio palmo. En un ataque de orgullo le miré por encima de su cabeza y le dije que a mí no me mandaba callar nadie, y entonces él tuvo las narices de agarrarme por la muñeca para intentar sentarme a la fuerza. Ahí mi mala leche llegó a su cénit, así que, sin pensarlo, le pegué un empujón para soltarme de sus garras. No fue muy fuerte, pero el tío es muy poca cosa –como la mayoría de vietnamitas- y se medio empotró contra la puerta abierta del autobús, casi cayéndose fuera. Por si no hubiera tenido humillación suficiente, todavía le pegué una voz dejándole claro que a una española no la levanta la mano ni cristo.

La verdad es que varios turistas ya se habían levantado de su sitio para socorrerme cuando vieron que el tío me agarraba, pero no hizo falta auxilio…

El caso es que desde ese momento todo fue como la seda. A los dos minutos este infraser subió de nuevo al autobús pidiéndonos disculpas a todos y diciendo que había hablado con la agencia, que todo se debía a un error y que sí podíamos ir a Hanoi sin pagar nada más… Increíble pero cierto.

El viaje de vuelta fue de lo más tranquilo, y varios viajeros me dijeron que había hecho muy bien en poner en su sitio a este tipo, y qué menudo carácter tenemos las españolas, que hacemos honor a nuestra fama de mujeres de armas tomar. Yo pensaba que me iban a tomar por una loca violenta y desquiciada pero fue todo lo contrario, al parecer le tenían ganas por lo mal que les había tratado durante todo el viaje, así que al final me quedé tan contenta habiendo dejado el pabellón femenino español bien alto. Y que conste que no me siento orgullosa de haber empujado al tío, pero sí lo estoy de haber sacado el genio ante un imbécil que intentó hacerme daño físico, que me faltó al respeto y me gritó.

Las mujeres tienen también su genio; esta chica se enfadó porque no compré nada.

De todo esto, y de lo que me contaron los otros viajeros, puedo extraer una fantástica serie de consejos que espero sirvan a las futuras almas cándidas que piensen visitar la bahía de Halong. Allá van:

*Nunca paguéis más de 30 dólares por una excursión como la nuestra o 40 por una de dos noches. Y no os fiéis de las categorías “estándar” “Superior” y “de luxe”. Sólo sirven para pagar más dinero porque luego el barco, la comida y lo demás es igual para todos. Coged la estándar siempre y por el precio más bajo posible.

*Nunca jamás os desprendáis del ticket que os dan en la agencia tras pagar. Nosotros seis se lo dimos a nuestro primer guía y no nos lo devolvió nunca, con lo cual, después no teníamos nada para demostrarle al mostrenco del segundo guía que sí éramos de un viaje organizado.

*El pasaporte lo tiene que guardar el guía en caso de que se duerma en el barco, por las nuevas reglas de seguridad que hay (aunque tampoco pondría la mano en el fuego). Pero si no se pernocta o si se hace en la isla de Cat Ba, el guía no necesita vuestro pasaporte para nada.

*Sabed que si lleváis vuestros propios refrescos, cerveza u otras bebidas alcohólicas, vais a tener que pagar mínimo un dólar por cada una de vuestras botellas para poder subirlas al barco. Sólo el agua está libre de pago.

*Acordad bien qué y qué no está incluido en al excursión, como kayaking o visitas a grutas. No obstante, id preparados para que si el guía no le sale de las narices, os quedéis sin ellas. Ahí ya entran las ganas que tenga cada uno de ponerse a discutir.

*Nunca, nunca, nunca dejéis que vuestro guía desaparezca, como nos pasó a nosotros seis cuando nos pusimos a comer. Si os viene con que hay que ir en buses diferentes, que os devuelva el ticket o que se quede con vosotros.

*Nunca descuidéis vuestro equipaje. A mi no me han robado pero he escuchado historias de todo tipo.

* Por supuesto, máxima solidaridad y unión con el resto de viajeros. Gracias a que los veinte del otro grupo sacaron la cara por nosotros, pudimos volver a Hanoi. Los guías son un “quiero y no puedo”; y en cuanto ven que son 30 viajeros contra uno, se les bajan los humos.

*Por último, es una pena no ver Halong, pero también es una pena que se maltrate así al turismo, así que si podéis conseguiros un guía amigo a través de Couchsurfing o algún contacto, mejor que mejor. Lo que sea con tal de evitar las excursiones organizadas desde Hanoi.

Una vez llegada a Hanoi decidí estar el tiempo justo para sacar el visado a Laos y salir por patas de Vietnam. Pero esto ya es otra historia que también se las trae… Mañana más.

7 Replies to “Hanoi: maravillas naturales y guías agresivos – Parte II”

  1. LETY

    vaya experiencia!!! gracias por compartirla!! nosotros en septiembre saldremos hacia asia, y si todo va bien por febrero andaremos por vietnam..eso si, voy a empezar a entrenarme para un eventual puñetazo que tendré que tirar!jeje
    un abrazo!

    Reply
  2. ANIKO

    JA! Me río otra vez, porque mi experiencia también fue así! (aunque no llegué a golpear al guía pero ganas no me faltaron…!!). Cuando bajamos a ver una de esas cuevas con luces multicolor, alguien me robó el celular de la mochila (que había quedado en el barco). ¿Qué me respondió el guía? “Acá nadie roba, sos una mentirosa, seguro que se te cayó al agua”. Me la pasé peleando con el tipo los tres días, me negué a darle mi pasaporte y me amenazó con mandarme de vuelta a Hanoi. También escuché historias tétricas de ratas y escorpiones en los camarotes y monos que mordían a los turistas.
    Lo único que rescato de ese tour fue el grupo de viajeros, gente excelente que me hizo olvidar el mal rato.
    Pero Vietnam, Nunca Más!!
    Ah, sí, y por suerte pagué solo 30 dólares, porque hubo algunos en mi barco que habían pagado más de CIEN por la misma mierd*…
    Saludos viajera!

    Reply
  3. NABIA OREBIA

    iosuuuu!! qué haces en vang vien?? qe la fiesta está en luang nam tha!! ayer anduve de celebración del año nuevo laosiano con una tribu black thai y… madre mía, sólo te digo que me tuvieron que llevar al pueblo de vuelta en camioneta porque no podía ni andar! hajajajaj!! ojalá estuvieras aquí, tío! no puedes perderte este sitio! cuidate, y si no nos vemos en asia, tomaremos unos patxaranes en bilbao o cantabria! besos!

    Reply
  4. IOSU

    K hay !! soi iosu uno de los dos spanish k estubo kntigo e akel bus. y solo decirte k aki en viang bien me he encontrado kn akellos kanadienses borrachos k estaban en nuestro bote y se akordaban de ti!!
    K risa me he eche kn ellos kuando me decian k habian alucinado kn tu actuacion!!!
    Lola has causado efecto jajajaja
    Espero k te vaya bien en el viaje. un abrazo y seguro k nos volveremos a ver x estos lares asiatikos.
    xcierto mui guapo todo esto! gran curro

    Reply
  5. NABIA OREBIA

    ya, es que es muy triste que sólo lleguen comentarios negativos sobre Halong Bay, con lo bonito que es el sitio. Yo ahora lo recuerdo con cariño y todo, jeje, pero en su momento fue un mal trago… cuando el guía me agarró por la muñeca y me zarandeó pensé que la ibamos a tener gorda! en fin, lo bueno es que al lado de Vietnam está Laos, donde la gente es todo lo contrario, jejeje
    un abrazo!!

    Reply
  6. JR ALVARO GONZALEZ

    Lo de los vietnamitas con los turistas, sobre todo en Halong debería cuidarlo mucho más. Con nosotro viajaba gente que hacía la misma excursión por 30 dolares más, exactamente lo mismo. Además, en cuanto pueden aplican la ley del minimo esfuerzo y no cumplen lo que has pagado. Yo también me tuve que poner agresivo con un guia para que nos llevara en barca a ver la puesta de sol, 1 hora antes ya estaba parado y tirado a la bartola tan tranquilo. Para mí fue lo peor del viaje a Vietnam, no Halong sino los guías turísticos y el afán de algunos vietnamitas por sacarle el dinero a los extranjeros.

    Reply

¿Te ha gustado este artículo? Puedes darme tu opinión dejando un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.