Fotoperiodistas en Albarracín: Así nos fue

Siempre tuve ganas de ir y, por unos motivos u otros, nunca pude hasta este año. Hablo del seminario de fotografía y periodismo de Albarracín, que desde hace 13 años dirige el periodista Gervasio Sánchez.

El seminario está repartido en cuatro jornadas en las que hay talleres relacionados con la fotografía, charlas y proyecciones. Los asistentes pueden llevar sus trabajos y optar a una de las cinco becas para artistas noveles y una profesional que cada año se conceden, y que te dan pase gratis a la edición del año siguiente y la oportunidad de presentar un proyecto fotográfico en pantalla grande ante todo el público. Esta vez, los cinco trabajos elegidos han sido los de Judith Prat por su reportaje en las minas de coltan de Congo, Laura Fernández con Have u ever?, una serie en papel y blanco y negro sobre la búsqueda de la identidad en la adolescencia, Jon Gorospe con Rain in the baltic, Roberto Hernández con Los Vaquero, Antonio Segura con Mi vecino el cáncer y David Linuesa, conCuando apagues la luz. En Efedephoto han publicado una reseña de cada trabajo.

Mis compas de habitación, disfrutando del paisaje. / Lola Hierro

Este año, como digo, ha sido mi primera experiencia albarracinera y no puedo estar más satisfecha y agradecida. Los 180 alumnos que hemos pasado por allí hemos contado con unos ponentes de primera categoría, igual que los talleres, y hemos conocido autores que no teníamos fichados. A modo de resumen, destaco lo aprendido en el taller que he cursado con el retratista Pierre Gonnord y Rafael Doctor, uno de los gestores de arte más importantes del país. Ambos visionaron nuestros trabajos y nos dieron consejos muy útiles. En mi caso, he de decir con mucho orgullo que les gustó la pequeña serie que presenté sobre las madres de Tirana. Tanto es así que fui seleccionada para obtener una de las becas, algo que me sorprendió muchísimo porque no sabía que enseñando las fotos en clase ya eras, automáticamente, candidata.

En cuanto a las charlas, ha habido de todo. Mentiría si dijera que me han interesado todas por igual. Soy más afín al fotoperiodismo, al reportaje y a la fotografía documental, así que todo lo que iba en esa dirección me gustó. Fue maravilloso escuchar a Pierre Gonnord, que nos dijo cosas como que es importante estar implicado en un proyecto, pues lo haces para no morir sin vivir, y nos explicó que la paciencia es lo más importante y costoso a la hora de hacer un buen retrato. «Quiero ver todo lo que hay en el rostro humano», clamaba.

Have u ever? © Laura Fernández Izuzquiza

Por el salón de actos del palacio del obispo pasaron otros artistas como Rafael Navarro, Fernando Manso, Vari Caramés o Joana Biarnés, una fotógrafa a la que dedicaré una entrada aparte porque se lo merece. Fue una de las primeras mujeres fotógrafas de España. Trabajó en el diario Pueblo hasta 1983, momento en que colgó la cámara porque estaba decepcionada con el camino que estaban tomando los medios de comunicación. Entonces, se dedicó a la cocina. Fundó un restaurante en Ibiza que tuvo mucho éxito y luego se jubiló. Su obra está siendo redescubierta ahora, y estoy segura de que al final pasará al Olimpo de los fotógrafos en España.

joana

Joana Biarnés, justo antes de la proyección de su obra en la iglesai de Santa María de Albarracín. / Lola Hierro 

También tuvimos oportunidad de conocer algunos detalles del documental que dos investigadores están preparando sobre un día de la vida de Robert Capa, en concreto, el 15 de enero de 1939. Ese día las tropas franquistas tomaron Tarragona y Capa contó en 101 imágenes el éxodo de miles de catalanes hacia Francia. Además, inauguramos todos juntos la exposición 60’s, una serie de fotografías tomadas por Enrique Meneses en el Estados Unidos de los 60.

En las proyecciones, vimos los trabajos de los becados del año 2012. Destaco 861, el trabajo de Valeria Saccone, que fue una de las despedidas en el ERE de Telemadrid y montó un audiovisual que cuenta la situación desde dentro. Nos puso los pelos de punta. También fueron muy emotivos los homenajes a Paco Elvira, que falleció hace unos meses al caerse por un precipicio mientras hacía fotos, y a mi querido Enrique Meneses, que se nos fue en enero porque ya estaba muy enfermito y muy mayor. Ellos dos, junto a Joana, se llevaron los aplausos más fuertes, más largos, son los que más lágrimas arrancaron.

Imagen de la expo '60s' de Meneses.

Imagen de la expo ’60s’ de Meneses.

Esto es una versión muy resumida de lo que ha sido Albarracín, y eso que me estoy saltando las amistades, las enseñanzas, los reencuentros, las conversaciones sobre lo divino y lo humano, las juergas nocturnas en El Gato y las proyecciones improvisadas y las salidas nocturnas a las murallas.

Lo mejor que tiene este seminario es la energía tan buena que se crea. Es alucinante el chorro de creatividad que inunda todo, el entusiasmo de la gente por contar, por expresarse y por compartir. Yo me he quedado contentísima, no puedo sino recomendar a todo el que tenga inquietudes por estos asuntos de fotografía, periodismo y arte que se apunte y lo disfrute al máximo. ¡Yo pienso hacerlo!

Foto: Una de las fotos ganadoras de este año, Cuando apagues la luz, de David Linuesa.

One Reply to “Fotoperiodistas en Albarracín: Así nos fue”

  1. Pingback: 2013: repaso del mejor año de mi vida (de momento…) | Reportera nómada

¿Te ha gustado este artículo? Puedes darme tu opinión dejando un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.