Crónicas tanzanas III: La teoría masái

La teoría masái es fácil de aprender. Saben de ella los turistas que visitan aldeas de esta etnia y les compran collares y telas de cuadritos. Saben de ella los periodistas que nos acercamos a ellos para conocer de primera mano sus padecimientos. Saben de ella las organizaciones que luchan por defender sus derechos, o los que escriben la Wikipedia, o quienes conviven con ellos en los pueblos del sur de Kenia y el norte de Tanzania, por ejemplo. Lo difícil es la práctica. Esta no se puede ejercer, sólo somos meros espectadores.

Al principio, los masais eran invisibles a mis ojos, casi no encontraba uno y toparme con ellos era una fiesta. Luego, se dejan ver. Porque están siempre cerca, en realidad. La carretera que une Arusha con el Serengueti y el Ngorongoro está poblada de pastores que vigilan de sus cabras y vacas armados con delgadas y altas varas de madera. Las mujeres Masai que veo desde la ventanilla del coche lucen elaborados collares y pendientes, y telas de vivos colores.

¿QUIERES LEER EL RESTO DE ESTE RELATO?

Lo puedes encontrar completo en mi primer libro: El tiempo detenido y otras historias de África, con la editorial Kailas.

A partir del 16 de mayo de 2018 estará a la venta en librerías tradicionales y online.

3 Replies to “Crónicas tanzanas III: La teoría masái”

  1. Pingback: Crónicas tanzanas I: Adiós equipaje | Reportera nómada

  2. Pingback: La teoría masái (segunda parte) | Reportera nómada

  3. Pingback: Crónicas tanzanas VII: Busco leones y me encuentran jirafas | Reportera nómada

¿Te ha gustado este artículo? Puedes darme tu opinión dejando un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.