BOTSUANA: DORMIR COMO UN REY Y VIVIR COMO UN MENDIGO

Por mucho que digan lo contrario, en Botsuana también se sigue el ritmo africano del pole pole, que significa “despacio” en suajili y es lo que suelen decirte en Kenia y Tanzania cuando alguien se estresa. Entiéndase “alguien” como un extranjero proveniente de algún país occidental donde se funciona a velocidad de crucero. Y por esa consabida parsimonia, los reporteros comienzan tarde el taller sobre vida salvaje y periodismo que se celebra en el hotel Marina Lodge de Kasane, una diminuta pero muy popular localidad en el norte de Botsuana, muy cercana a la frontera con Namibia y con Zimbabue.
Kasane podría ser uno de los centros del mundo y durante unos días de diciembre lo es, desde luego, porque cientos de personas —expertos, periodistas, empresarios…— han acudido hasta aquí para asistir a un simposio internacional y una asamblea anual que celebra la Organización Mundial del Turismo. El año 2017 se ha consagrado a promocionar los viajes sostenibles y de ello se va a hablar durante una semana.

¿QUIERES LEER EL RESTO DE ESTE RELATO?

Lo puedes encontrar completo en mi primer libro: El tiempo detenido y otras historias de África, con la editorial Kailas.

A partir del 16 de mayo de 2018 estará a la venta en librerías tradicionales y online.

¿Te ha gustado este artículo? Puedes darme tu opinión dejando un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.