ANDANZAS POLACAS V: PRAGA, AQUEL PELIGROSO BARRIO DE HIPSTERS

La abuela de Patricia contaba que se casó con su pretendiente —y luego marido y padre de sus hijos— para que le acompañara al baño del tercer patio de su edificio porque le daba miedo ir sola. Patricia es una rubísima y sonriente polaca varsoviana, estudiante de español e italiano en la universidad y enamorada de Sevilla, donde vivió un año. Sus abuelos, ya fallecidos, fueron una pareja humilde que vivió durante la posguerra en el Barrio de Praga, a 20 minutos caminando del centro de Varsovia, capital de Polonia. Pobre de siempre, pero seguro, hasta que en los sesenta el Gobierno comunista tuvo la feliz idea de dar pisos a delincuentes para reinsertarlos en la sociedad. Se volvió tan peligroso que durante décadas ha sido considerado el más indeseable de todo el país.

Warzsawa-43

Vida de barrio de toda la vida en el margen izquierdo del río Vístula, en Varsovia. /© Lola Hierro

Warzsawa-22

Edificios modernos conviven con los antiguos en el distrito de Praga. /© Lola Hierro

El tercer patio de los edificios del Barrio de Praga era para los pobres de solemnidad. Las casas tenían tres, de fuera a dentro. Primero, el de los ricos, que eran los únicos que tenían baño privado en sus viviendas. Luego había otro para los que eran un poco menos pudientes y, al fondo, el de los más miserables. Estos dos grupos hacían sus necesidades en un aseo comunitario que estaban en esos espacios al aire libre.

Esta es una de las anécdotas que cuenta Patricia, guía de un grupo de nada menos que 72 turistas españoles apuntados a una excursión gratuita por este histórico barrio varsoviano, hoy muy cambiado. Lejos de lo que cuentan los estereotipos sobre el vocerío y los modales ruidosos de mis paisanos, este grupo se porta muy bien. Escuchan sin interrumpir y no se hacen fotos donde no deben.

Warzsawa-31

El de Praga es un distrito tradicionalmente pobre, pero hoy gentrificado y modernizado. /© Lola Hierro

Warzsawa-54

Las humildes edificaciones de antes de la guerra. /© Lola Hierro

Patricia explica que el nombre de Barrio de Praga proviene de la palabra polaca “quemar”, porque originalmente se quemaron terrenos para construirlo, y ni siquiera se consideraba parte de Varsovia. A él mandaron muchos judíos que expulsó el rey  Władysław IV, el mismo que lo proclamó ciudad independiente en 1648. No pasó a formar parte de la capital hasta 1791.

Warzsawa-44

Pinturas a la venta. /© Lola Hierro

Hoy es un barrio alternativo, bohemio, multicultural y hipster. Durante la II Guerra Mundial apenas sufrió daños, así que solo aquí se pueden ver edificios de antes de la guerra. No obstante, jaleo hubo, así que aún se distinguen agujeros de mortero y balas en muchas paredes y fachadas. No fue asediado como el casco histórico porque aquí ya vivían soviéticos.

Warzsawa-30

Hay muchos ciclistas por aquí. /© Lola Hierro

Warzsawa-24

Calle principal del distrito de Praga, hoy todo alegría y color. /© Lola Hierro

Entre sus calles también se rodó El Pianista, la aclamada película de Roman Polanski sobre un músico judío que sobrevivió al Holocausto, porque muchas se conservan como la Varsovia de guerra.  En Mala Street, por ejemplo, se han colocado redes metálicas sobre las fachadas de algunos edificios porque caen cascotes dado su mal estado. Asombra lo reventadas que están las casas.

Warzsawa-32

Agujeros de bala en los muros. /© Lola Hierro

Warzsawa-60

En calles como esta se rodó El Pianista. /© Lola Hierro

Warzsawa-57

Desde el interior de uno de los edificios del barrio. /© Lola Hierro

De tanto caminar estas calles, tengo los pies para tirar. Todo porque una no se puede ir de aquí sin recorrer los escenarios de la película y sin encontrar alguno de los murales enormes que adornan las fachadas y que aportan alegría y color a esta arquitectura comunista y ruda,  aunque es fácil desorientarse y frustrarse porque están todos muy lejos y separados unos de otros. Para los interesados, he aquí un mapa con el emplazamiento exacto de un buen puñado de ellos.

Warzsawa-62

Ejemplo de mural. /© Lola Hierro

Warzsawa-66

Ejemplo de mural. /© Lola Hierro

Ahora se está gentrificando, rehabilitando y revitalizando. Algunas de las iniciativas son la renovación de 20 de los 400 edificios antiguos que hay o la construcción de espacios de baño en la orilla izquierda del río Vístula, en cuyo margen derecho se asienta este barrio. Dos de estos son la playa Poniatówka y la Saska Kępa, que tienen espacios de juego para niños, zonas de barbacoa, actividades deportivas y clubes pijillos.

En la calle Ząbkowska, una de las principales avenidas, encuentras ejemplos de la mezcla que hoy supone este barrio: un mural enorme, cafeterías bonitas, varios patios interiores con agujeros de bala y altares. Estos fueron construidos por los propios vecinos durante la guerra para poder rezar después del toque de queda, ya que no era posible ir a misa).

Warzsawa-29

Arte urbano a lo grande. /© Lola Hierro

 

Warzsawa-35

Este es uno de los patios interiores de los edificios del distrito. Al fondo, de azul claro, un altar construido durante la Segunda Guerra Mundial para poder rezar sin tener que salir a la iglesia. /© Lola Hierro

Warzsawa-48

Altarcillos en todas partes. /© Lola Hierro

Su catedral católica, por otra parte, compite con la soviética de Santa María Magdalena, que es ortodoxa, erigida en el siglo XIX De estilo neogótico y consagrada a San Miguel Arcángel y San Florian, fue muy copiada en todo el país y su importancia residió en que fue la respuesta de Polonia a la rusificación del país.  Se quiso hacer tan grande y tan destacable que hoy aún se distinguen sus torres de 75 metros desde muchos puntos de la ciudad. Durante la II Guerra Mundial fue destruida, pero se reconstruyó con gran cuidado usando ladrillos fabricados en el siglo XIX. Sin embargo, es otra la que ostenta el título de mayor antigüedad: se trata de la iglesia de Loreto, del siglo XVII y de las pocas construcciones que ha sobrevivido a incendios, bombardeos y otras desgracias acaecidas con el paso de los años.

Warzsawa-17

La catedral católica. /© Lola Hierro

Es imposible no ver, justo al lado de la catedral, una estatua de un ¿cura? que sostiene una cruz y parece que va a salir corriendo. Es cualquier caso, es muy fea y muy grande, tanto que dicen los varsovianos, muy bromistas ellos, que es la más fea de la ciudad, y también la llaman la del falso héroe porque se ve que el tipo se atribuyó algún mérito que no era suyo, o la del señor que siempre pierde el tren, cuenta Patricia, porque parece que va a salir corriendo hacia la estación de ferrocarriles que hay justo al lado.

Warzsawa-16

Estatua del cura/falso héroe/señor que pierde el tren. /© Lola Hierro

Mucho más graciosa es la escultura de la banda de música. Es un quinteto formado por violín, guitarra, batería, banjo y acordeón y rinde homenaje a las bandas que en otros tiempos llenaron de música las calles y plazas de este distrito. También se hacen querer más las estatuas de los angelitos, que son pequeñas, de color azul chillón y representan una tradición local que cuenta que los niños polacos siempre van acompañados de ángeles de la guarda.

Warzsawa-21

Escultura a los músicos callejeros. /© Lola Hierro

Warzsawa-26

Estatuas de los angelitos de la guarda. /© Lola Hierro

Pese a su aire de misterio, no nos adentramos en la que Patricia define como “la calle más peligrosa del barrio”. Repleta de edificios viejos y de murales multicolores, ahí se quedan por ver y fotografiar, porque la guía cuenta que los turistas no suelen ser bien recibidos y que en alguna ocasión les han lanzado huevos desde las ventanas. Aunque no me gusta la idea, he de reconocer que le encuentro cierta lógica a una reacción así. ¿A quién le agrada la idea de que unos turistas cotilleen la pobreza de tu barrio y de tu vida? Igual yo también tiraba algún huevo que otro.

Warzsawa-36

Esta es, parece ser, la calle más peligrosa del distrito de Praga. /© Lola Hierro

Warzsawa-37

Uno de los murales más famosos del barrio, al inicio de la calle por la que no recomiendan pasar. /© Lola Hierro

Warzsawa-38

Grafitis a lo loco. /© Lola Hierro

Más agradable, aunque desierto, es el mercado Różyckiego, el espacio perfecto para los hipsters de hoy. En la época comunista, aquí se encontraba “de todo”, asegura Patricia. Hasta pasaportes, hasta alcohol y cigarros de contrabando. Hoy está de capa caída, con muchos puestos cerrados. Y los que siguen abiertos exponen objetos kitsch que no sé si triunfarán: ropa feucha, maquillajes horterillas, calcetines de deporte ochenteros y bragas de abuela. Como los mercadillos de gitanos que se ponen en los pueblos españoles un día en semana.

Warzsawa-40

El mercado Różyckiego, un poco desangelado. /© Lola Hierro

Warzsawa-41

A pesar de que está de capa caída, había algo de vidilla. /© Lola Hierro

Y así es este barrio de Praga. Solo un poco así, porque es inmenso y no da para verlo al detalle en un día. Queda su zoológico con sus tres mil animales, entre ellos mamíferos salvajes como leones, que yo me niego a visitar porque estoy en contra de tenerlos en cautividad. Queda también pendiente su antigua fábrica de vodka Koneser, que funcionó durante 100 años y en breve abrirá como el primer museo de vodka del país. También el Museo de Neón, muy representativo del rollo moderno y bohemio que se gasta hoy el distrito. O el estadio de fútbol (que no me interesa en absoluto).

Warzsawa-47

La antigua fábrica de vodka Koneser. /© Lola Hierro

 

Relatos sobre Polonia, Eslovaquia y Rumanía

POLONIA

  1. Andanzas polacas I: Wroclaw en tres actos
  2. Andanzas polacas II: Las tres tentaciones de Cracovia
  3. Andanzas polacas III: Auschwitz, lección no aprendida
  4. Andanzas polacas IV: Varsovia renace, pero no olvida
  5. Andanzas polacas V: Praga, aquel peligroso barrio de hipsters

ESLOVAQUIA

  1. Andanzas eslovacas: Bratislava en alegre soledad

RUMANÍA

  1. Andanzas rumanas I: Cluj Napoca es imbatible
  2. Andanzas rumanas II: Maramureș, la última tierra campesina
  3. Andanzas rumanas III: Prisiones tristes, cementerios alegres
  4. Andanzas rumanas IV: No vayas sola a Dej Calatori
  5. Andanzas rumanas V: La chica del autobús
  6. Andanzas rumanas VI: ¡Por fin Bucarest!
  7. Andanzas rumanas VII: Bomba de humo en Bucarest
  8. Andanzas rumanas VIII: Bucarest alternativo
  9. Andanzas rumanas IX: Vama Veche y los sentimientos encontrados
  10. Andanzas rumanas X: Brașov a pedazos
  11. Andanzas rumanas XI: En Sighișoara se me fue Paco Salvador
  12. Andanzas rumanas XII: Lluvia y pandilleros en Sibiu
  13. Andanzas rumanas XIII: Teleférico y realeza en Sinaia
  14. Andanzas rumanas XIV: Sospechosa de explosivos

EXTRA

 

One Reply to “ANDANZAS POLACAS V: PRAGA, AQUEL PELIGROSO BARRIO DE HIPSTERS”

  1. Pingback: ¿CUÁNTO CUESTA VIAJAR POR POLONIA, ESLOVAQUIA Y RUMANÍA? | Reportera nómada

¿Te ha gustado este artículo? Puedes darme tu opinión dejando un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.