Apuntes desde Zanzíbar (II): La sangre azul de Unguja

Unguja es la isla de mayor tamaño de Zanzíbar; es aquella a la que acuden casi todos los turistas que quieren pasar sus vacaciones en este archipiélago tanzano. Es grande —1.554 kilómetros cuadrados— es plana y está despejada. en el Parque Nacional de Jozani, en el centro de la isla y hacia el sur, no hay grandes masas de árboles.

Los mayores atractivos de Unguja están en sus playas: ahí se puede hacer buceo, avistar delfines, conocer a las mujeres recogedoras de algas y otros divertimentos asociados a la vida marítima. Otro punto fuerte de la isla es Stonetown, su bonita capital, patrimonio de la Unesco desde el 2000. Pero, si se quiere conocer este lugar con mayor profundidad, hay una posibilidad para salirse de los circuitos turísticos tradicionales: darse una vuelta en moto.

¿QUIERES LEER EL RESTO DE ESTE RELATO?

Lo puedes encontrar completo en mi primer libro: El tiempo detenido y otras historias de África, con la editorial Kailas.

A partir del 16 de mayo de 2018 estará a la venta en librerías tradicionales y online.

6 Replies to “Apuntes desde Zanzíbar (II): La sangre azul de Unguja”

  1. Pingback: Apuntes desde Zanzíbar (VII): La isla prostituida | Reportera nómada

  2. Pingback: Apuntes de Zanzíbar (VI): Viajar de rico, viajar de pobre | Reportera nómada

  3. Pingback: Apuntes de Zanzíbar (I): Las campesinas del mar | Reportera nómada

  4. Pingback: Apuntes de Zanzíbar (IV): Un plan diferente | Reportera nómada

  5. Pingback: Apuntes desde Zanzíbar (V): La ciudad por todos ignorada | Reportera nómada

  6. Pingback: Apuntes de Zanzíbar (III): Tierra de esclavos | Reportera nómada

¿Te ha gustado este artículo? Puedes darme tu opinión dejando un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.