15 canciones para alimentar tu ‘wanderlust’

Wanderlust: Pasión por viajar, literalmente. Y, para muchos viajeros, exploradores y entusiastas por conocer mundo, es más. Es un deseo apasionado y urgente de descubrir el mundo, es un cosquilleo en el estómago, un buen humor y unas ganas de reír incontrolables ante la idea de partir y no regresar, de vivir como un nómada y hacer que la rutina se convierta en una sucesión de destinos, caras nuevas y experiencias diferentes.

Y lo que viene ahora no es una verdad absoluta. Es solamente una lista de música que despierta todas esas sensaciones en mí. Las escucho siempre que despega un avión, o arranca un vehículo, o zarpa un barco, o sale un tren rumbo a donde sea pero conmigo dentro. Con estas canciones se me revolucionan las mariposas de la tripa, como cuando estás enamorada de alguien; solo que, en este caso, son de excitación, de ganas y de alegría loca ante la nueva aventura. Espero que, si las escucháis, os pongan tan de buen humor como a mí.

A continuación, en ningún orden predeterminado:

1. Garry Schyman – Praan

Praan significa vida. Es la música que acompaña al súper famoso vídeo Where the hell is Matt del año 2008, aquel con el que un chico norteamericano se hizo famoso porque se le veía haciendo un bailecito ridículo en muchos países del mundo y con personas de toda clase y condición. Es la primera canción que entró en mi lista de música para viajes y la sigo escuchando con la misma devoción. La letra, en idioma bengalí, es un poema del genio indio de las letras Rabindranath Tagore que tradujo en su día al castellano Zenobia Camprubí, esposa del escritor español y premio Nobel de Literatura Juan Ramón Jiménez.  La canción es preciosa, y el vídeo de Matt una pasada que da ganas de viajar a cualquiera.

  • Perfecta para escuchar: cuando el avión está despegando, y sobre todo cuando vas rumbo a India o al sureste asiático.

2. Garry Schyman – Trip the light

Otra pieza del mismo compositor del tema anterior y cantada por la vocalista Alicia Lemke, del grupo Alice and the Glass Lake. Esta canción sirvió para ambientar el Where the Hell is Matt de 2012, otro vídeo del estadounidense Matt Harding en el que sigue haciendo su baile ridículo pero con más gente y más variaciones. La verdad es que te toca la fibra.

  • Perfecta para escuchar: cuando el avión está despegando y tienes todo un viaje por delante y un millón de preguntas: ¿Cómo será? ¿Qué me pasará? ¿A quién conoceré? Y te encanta no tener respuestas.

3. Bracket – Mamá Africa

Escuché esta canción hace muy poquito, durante una boda a la que fui invitada en un pueblo de Tanzania el último verano. La ceremonia duró cuatro horas en las que hubo toda clase de rituales y numeritos, todo ello muy cansinamente conducido por un maestro de ceremonias pesadísimo. En realidad no se celebraba el matrimonio como tal; los tanzanos hacen bodas de muchos días y en esta ocasión asistíamos a la entrega de la novia a la familia del novio. Lo mejor es que ponían música todo el tiempo: para entregarle el ajuar a la novia, para cortar una tarta y darle un trozo a los padres y suegros, para dar discursos… Este tema, en concreto, me encantó y rechifló desde que escuché las primeras notas. Fue el elegido para sonar en el momento en que unas mujeres —amigas y familiares de los novios, supongo—, tenían que ir por un pasillo y darle algo a la homenajeada. Se hizo un pasillo de tanzanas bailongas y, nosotros, desde nuestros asientos, también movimos el esqueleto. Del grupo no sé mucho: se llaman Bracket, son de Nigeria y han parido un exitazo muy de moda en varios países africanos.

  • Perfecta para escuchar: Cuando te cases. Tiene que ser la canción con la que se acerque la novia al altar. ¿No es genial?

4. Alex Boyé – Peponi

Alex Boyé es un cantante y actor nacido en Reino Unido pero de origen nigeriano y residente en Estados Unidos. Entre sus trabajos tiene un disco titulado Africanized que contiene versiones de canciones muy célebres salpicadas con ritmos y sonidos africanos, como Roar de Katie Perry o Let It Go, el tema principal de la película de Disney Frozen. Peponi es otra de esas versiones. Esta palabra es suajili y significa Paraíso. Con este título, alguno ya adivinará que la versión de la que hablo es Paradise, de Coldplay. En esta ocasión, no la hizo solo, sino con The Piano Guys, un cuarteto formado por un violonchelista, un pianista, un productor y un videógrafo. El resultado de la africanización de este tema, más los toques de violín y piano, más el excelente rodado en el Gran Cañón de Colorado es brutal.

  • Perfecta para escuchar: De viaje, pero también en cualquier momento en el que uno necesite recuperar la sonrisa, el buen humor y las ganas de hacer cosas enormes. Es una canción terapéutica.

 

5. Josh Rouse – Quiet Town

Es el tema principal de la película española Primos (una de mis favoritas de todos los tiempos, además). El compositor es Josh Rouse, un cantautor de folk estadounidense que comenzó su carrera en 1998 y ya ha publicado varios trabajos, aunque se ha popularizado más gracias a sus composiciones para la serie Anatomía de Grey (que también me encanta muchísimo, cursi que es una). Quiet Town habla del encanto de las pequeñas ciudades y es un tema que aporta mucha paz y buen rollo. Deja con la sensación de que todo en la vida esta en orden y, lo que no, ya lo estará. Sin prisas.

  • Perfecta para escuchar: En los viajes por tierra, ya sea en coche, autobús, tren o carromato. Me gusta hacerla sonar mientras no tengo otra cosa que hacer más que mirar el paisaje.

6. Lindsey Stirling – Found Love

Lindsey Stirling es una violinista y bailarina estadounidense con un gran talento para hacer las dos cosas a la vez. La descubrí enredando en Youtube, me gustaron varios temas suyos pero el que me cautivó fue esta versión del éxito de Rihana en el que presta su voz la también cantante keniana Alisha Popat, que es una maravilla de mujer. Vi el videoclip, rodado en Kenia, unos días después de volver de ese país y, claro, me llegó al corazón, me trajo muchas nostalgias y recuerdos bonitos. El resultado de esta mezcla africana con violín y voz de ángel es un tema que toca la fibra y hace querer ser mejor persona.

  • Perfecta para escuchar: Cuando tienes que recordar que estar vivo merece la pena y que el mundo es hermoso. Es puro amor. O cuando estés a puntito de viajar a África.

7. Ed Sheeran – I see fire

Es una de las canciones que forman la banda sonora de la película El Hobbit y es una preciosidad. Tiene unas guitarras acústicas muy sencillas pero compuestas y tocadas con un gusto exquisito y las voces y los coros de Ed Sheeran transmiten muchísimo. Posteriormente, supe que Ed tiene solo 24 años, y que aprendió a tocar el violín para poder incluirlo él mismo en este tema. I see fire solo es una guitarra acústica, voz y coros de un solo chico y un poco de violín, pero con esa mezcla tan simple ha creado una pieza folk con muchísima fuerza y sentimiento.

  • Perfecta para escuchar: Cuando el día termina y tú estás solo en el último rincón del mundo. Y te sientes tranquilo pero al mismo tiempo lleno de energía y de entusiasmo por el viaje que estás viviendo. Cuando ves un enorme sol africano ponerse en el horizonte y lo disfrutas con la única compañía de tu sombra.

 

8. Eddie Vedder – Into the wild

No hay viajero que se precie que no conozca este trabajo en solitario de Eddie Vedder, vocalista de Pearl Jam, y que no haya quemado suela por ahí con él de fondo. Into the Wild es la banda sonora de la película del mismo nombre (Hacia rutas salvajes, en castellano) y que tiene una temática muy viajera: la historia de un chaval que decide convertirse en un trotamundos, dejar todo atrás e irse a convivir con la naturaleza a Alaska. La música de este disco es completamente inspiradora para un viajero; no sé si es porque la relacionamos con la historia y el protagonista de la película y con sus sentimientos (quienes la hemos visto). Da igual; al final el resultado es el mismo: que las canciones de este disco te transportan por diversos estados de ánimo, pero en todos subyace ese wanderlust. Es muy difícil elegir una sola canción de este disco; lo que he hecho ha sido seleccionar la que aparece en mi Itunes como la más reproducida. Se titula Society y me pone en paz con el mundo y conmigo misma.

  • Perfecta para escuchar: Cuando necesitas mirar dentro de ti, hablar contigo mismo.

9. Jason Mraz – I’m yours

Otro tema optimista que pone de buen humor en un segundo. Jason Mraz es un cantautor estadounidense que ha alcanzado altas cotas de éxito y llena estadios, como quien dice. Yo, sin embargo, no le sigo y sólo conozco esta pieza sencilla, alegre y ligera que pone de buen humor a cualquiera.

  • Perfecta para escuchar: De paseo por una ciudad, o por el campo, o en cualquier momento en que uno se sienta feliz y quiera que la música acompañe.

 

10. Goldfish – The Real Deal

Esta es una de esas canciones que pillas con el Shazaam del móvil porque la escuchas por casualidad y te mueres por saber dónde y cómo puedes volver a escucharla. De repente la quieres, la deseas, y tienes que saber cómo encontrarla. Esto me ocurrió una tranquila noche en un hotel de mochileros con mucho encanto en la localidad costera de Kilifi, a orillas del Índico, en Kenia. Fuera reinaba la oscuridad, pero en el salón/restaurante del establecimiento quedaban unas luces tenues, un par de camareros sirviendo cócteles, música suave de fondo y unos pocos viajeros disfrutando de un ratito de relax. En un momento dado, saltó esta canción en el reproductor de música, y me conquistó desde el primer minuto. Tanto que los camareros la pusieron un par de veces más. Luego investigué y así supe que Goldfish es una banda de Ciudad del Cabo (Sudáfrica) que compone música dance y electrónica con elementos de jazz y sonidos africanos tradicionales. Que aquí no suenen no significa que no les vaya bien: en 2014 fueron elegidos mejor banda Pop en los Premios MTV África.

  • Perfecta para escuchar: De noche, claro, cuando uno ya está relajado y ha desconectado del mundo pero no se quiere ir a dormir aún. O cuando te estás tomando una copa tranquilamente solo o con algún amigo.

11. Chambao – Ahí estás tú

Esta canción de Chambao es más vieja que la orilla del río, lo sé, y la hemos sobre explotado en España. También lo sé. A mí me sigue gustando. La voz de la Mari, la percusión… No sé qué será, pero me transporta a las playas de Cádiz, a las puestas de sol con la piel y el pelo llenos de arena, de yodo, de sal. Me trae olor a mar, brisa marina, ganas de bailar en la orilla del Atlántico, del Mediterráneo, del Índico, de todos los mares… Me hace sentir libre y a punto de echar el vuelo. Y, ojo: tiene una letra que no dice ninguna tontería. Es para escucharla con atención y reflexionar.

  • Perfecta para escuchar: En la playa, por la tarde, cuando cae el sol y ya se han ido los turistas con las sombrillas y las tumbonas. Cuando os quedáis solos el mar y tú y puedes bailar y cantar a tu aire.

12. Counting Crows – Mr. Jones

Es imposible escuchar Mr. Jones y no ponerse de buen humor automáticamente. Todos conocemos este exitazo de Counting Crows; tiene ya más de 10 años, pero sigue funcionando como el primer día,  yo creo, y ahí radica la calidad de una buena canción. Ya solo escuchando ese rasgueo de guitarra del inicio, se te cambia el ánimo. La melodía es optimista a más no poder, es una inyección de energía.

  • Perfecta para escuchar: Cuando estás metido en plena faena viajera y de repente te das cuenta de que lo estás haciendo: estás cumpliendo tu sueño y te lo estás pasando como los indios. ¡Y qué feliz eres!

13. Bob Seger – California Stars

Un temazo de folk/rock estadounidense. Bob Seger tiene ya 70 años y publica discos de los sesenta y sigue dando conciertos. A 2015, suena actual, fresco, alegre… Y da ganas de bailar, muchas ganas. De eso y de hacerse la ruta 66 en caravana durante, por lo menos, un año entero.

  • Perfecta para escuchar: Haciéndose la ruta 66 en caravana, claro. O almorzando un bocata en pleno Gran Cañón de Colorado. Algo así.

 

14. Annihilator – Sounds good to me

Esta canción es herencia de mi época metalera. Annihilator es la banda del prodigio de Jeff Waters, un canadiense que es un verdadero crack del Thrash Metal, un subgénero dentro del Metal caracterizado por voces rotas y guitarras eléctricas vertiginosas, igual que los ritmos de batería. En su día escuché muchas bandas de este estilo y también de otros parecidos, y Sounds good to me, de 1993 e incluida en uno de lo mejores discos del grupo llamado Set the World on Fire,  se ha quedado en mi Itunes como un tema muy versátil, ya que pega tanto en mi lista de Rock y Metal como en otra para subirme el ánimo o en esta de música Wanderlust. Ni que decir tiene que aquí nadie encontrará los elementos típicos del Thrash, no; esta es una pieza alejada de estridencias, una rareza o un capricho que al señor Waters le apeteció componer un día que debía estar con ánimo de filósofo. La letra es muy bonita, pues viene a decir que todos tenemos problemas pero que no hay que hundirse sino levantarse, soñar y construir.

  • Perfecta para escuchar: Cuando has tenido un revés y te sientes un poco de bajón. Ayuda a relativizar, más si comprendes la letra.

15. Macklemore & Ryan Lewis – Growing Up (Sloane’s Song) feat. Ed Sheeran

Aquí llega mi amigo Ed Sheeran de nuevo, esta vez colaborando con el duo de hip hop Macklemore & Ryan Lewis, que se han sacado de la manga esta maravilla, publicada por cierto hace nada, en agosto de 2015. Y como todo lo que es mestizo, ha salido una pieza muy interesante. Ritmos a medio tiempo, relajados, una rima interminable adornada con pianos y algo de percusión. Y, de repente, un estribillo con coros y ¿voces de niños? y palmas y un estilazo de principio a fin. Esta ha sido mi última adquisición para la lista Wanderlust y estoy entusiasmada; escucho la canción a todas horas. Es de justicia decir que Macklemore se la ha dedicado a su hija Sloane, nacida en mayo de 2015. La letra, en realidad, es una preciosa carta de un padre a su niña. 

  • Perfecta para escuchar: En cualquier momento, a mí me gusta que suene cuando voy caminando por Madrid.

¿Te ha gustado este artículo? Puedes darme tu opinión dejando un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.